Recetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Recetas de postres y dulces

Torrijas de vino tinto

  • 8 personas
  • Preparación media
  • Tiempo de preparación: 60 minutos
  • 0,4 euro/persona
torrijas de vino

Ingredientes

  • Para la infusión y el almíbar de vino: 750 ml de vino tinto.
  • 400 ml de agua.
  • 300 gr de azúcar.
  • 1 rama de canela.
  • 1 piel de naranja.
  • 200 gr de azúcar extras para cocinar el almíbar final.
  • Para las torrijas: 1 barra de pan para torrijas.
  • 3 huevos.
  • ½ cucharada de azúcar.
  • 1 pizca de sal.
  • Mezclar azúcar blanca y canela para rebozar la torrija una vez frita.
  • Para freír: Aceite de girasol, 1 rama de canela y la piel de limón.

Receta de torrijas de vino tinto. Este postre es perfecto para cualquier celebración, pero se me antoja que encajaría a las mil maravillas como una de las recetas de postre más famosas de Semana Santa, las torrijas de vino tinto.

¿A quién no le gustan las torrijas? ¿Y el vino? Pues con esta receta no podéis fallar. Aunque es muy fácil de elaborar, debo reconocer que os va a dejar la cocina llena de cacharros. Pero lo bueno que tiene este postre de Semana Santa es que se puede preparar perfectamente un par de días antes de cualquier celebración y así os evitáis recoger la cocina con prisas el mismo día del evento en que los vayáis a servir.

¿Cuántos tipos de torrijas podéis encontrar en el blog? Os aseguro que después de todos estos años he ido acumulando y degustando torrijas en muchos formatos, con vino (las últimas que he preparado), las clásicas de leche, con almíbar, caramelizadas, con canela, rellenas de crema pastelera, con toffee, en forma de canutillo, con chocolate, … ¡vamos que son un montón de versiones a cual más rica! Os las recomiendo sea la que sea como postre estrella de esta Semana Santa. Si bien es cierto que en esos días se suele salir de vacaciones y comer fuera, no deja de ser tradicional cocinar y comer un día destacado y darnos un capricho en estas fechas. Hoy en día se apuesta por platos un poco más elaborados, diferentes y en menor cantidad, pero los postres son un vicio y siempre es el mejor punto final de una buena comida.

Así que os recomiendo decidirse por buenos productos, comprados a tiempo para evitar los precios elevados de estos meses y cocinarlos con un toque creativo y a ser posible económicos, como en estas torrijas… ¿No os parece? Con esta receta de torrijas de vino, seguro que todos vuestros invitados van a quedar encantados. Un postre sencillo que hará de vuestro menú de Semana Santa un recuerdo inolvidable. Así que ya sabéis preparad con tiempo el menú que vais a elaborar y no dejéis de utilizar  recetas de rechupete para coger buenas y económicas ideas para estas fechas.

Preparación de las torrijas al vino tinto

  1. La noche antes vamos a preparar una infusión de vino. En una cacerola de tamaño medio  añadimos 750 ml de vino, 400 ml de agua, la piel de la naranja, 300gr de azúcar y la rama de canela. Lo ponemos a fuego medio/alto y lo dejamos hervir 4 o 5 minutos. Pasado el tiempo apagamos el fuego y dejamos que repose, con la tapa puesta, durante la noche (al menos 8 horas).
  2. Al día siguiente sacamos la canela y la piel de naranja de la infusión que hemos preparado y comenzamos hacer las torrijas.
  3. Cortamos el pan en rebanadas no muy gruesas (1,5 cm-2 cm aproximadamente). Reservamos.
  4. En un plato hondo batimos los huevos y los mezclamos con media cucharada sopera de azúcar blanca y una pizca de sal. Mezclamos bien hasta integrar todos los ingredientes. En otro plato hondo añadimos tres o cuatro cazos de la infusión de vino.
  5. Pasamos la rebanada primero por el plato de vino y después por el huevo. Debe quedar impregnada por ambos lados, pero no debe chorrear. Podéis retirar el exceso de líquido apretando ligeramente con las manos para dejar el pan mojado pero sin gotear. Si hiciera falta más vino o más huevos para mojar el pan, lo añadimos y continuamos.
  6. Preparamos una sartén grande con abundante aceite de girasol, la piel de un limón y una rama de canela y lo ponemos a fuego medio. Cuando el aceite esté caliente y se haya impregnado bien de los aromas del limón y la canela, retiramos estos dos ingredientes y añadimos el pan en la sartén. No deben freírse muchas rebanadas al mismo tiempo, para evitar que el aceite pierda su fuerza y que el pan quede demasiado grasiento.
  7. Dejamos que las rebanadas se doren por ambos lados. Una vez listas, las sacamos y las dejamos escurrir el exceso de aceite en un plato sobre papel de cocina.
  8. Preparamos la mezcla de azúcar y canela. Yo uso 100 gr de azúcar y una cucharada de café, rasa, de canela, pero si os gusta mucho la canela, podéis añadir más. Pasamos las torrijas una vez fritas por la mezcla de azúcar y canela. Reservamos.
  9. Con la infusión de vino que ha sobrado vamos a preparar un almíbar un poco más espeso. Para ello, añadimos 200 gr más de azúcar a la cacerola donde teníamos la infusión y dejamos que hierva a fuego medio/alto unos 15-20 minutos o hasta que se reduzca un poco el líquido y nos quede una textura algo más espesa, sin llegar a ser una miel. Una vez lo retiremos del fuego, el almíbar terminará de coger espesor por sí solo. Dejamos que repose 10 minutos.
  10. Rociamos ligeramente las torrijas con el almíbar de vino y ya tenemos nuestras torrijas listas para servir. Yo prefiero dejarlas templar o incluso tomarlas frías, pero en la variedad está el gusto.

Estas torrijas de vino tinto son todo un clásico de Semana Santa que sólo podían tomar los mayores y que a los niños no nos dejaban comer, pues llevaban vino. Ahora que ya tenemos nuestros años, caen a pares.

Recordad que lo mejor es tomarlas tal cual o bien servidas en cuenco o plato hondo mojadas en el almíbar dulce de vino, incluso podéis añadirles un poco de miel si os gusta mucho el dulce. Y si os gusta el dulce pero no sois empalagosos pasadas por azúcar y canela están muy buenas igualmente.

No os perdáis el paso a paso de esta receta de las torrijas de vino en este álbum, os saldrá de rechupete.

Consejos y recomendaciones para vuestras torrijas

  • Podemos probar a hacer en casa nuestras propias torrijas con la versión que más nos guste, sustituyendo el vino por vino blanco o incluso por cava, o vino dulce. Emplead un buen vino tinto, os recomiendo un mencía de mi tierra, suele llevar garnacha. Este tipo de uva le dará un color precio a vuestras torrijas, ese violeta que casi parece un nazareno.
  • También están deliciosas con un buen Oporto o un Pedro Ximénez, salen un poco caras aunque puedes probar a hacer menos para que no se salgan del presupuesto. Una auténtica y deliciosa receta de la repostería de Cuaresma.
  • Lo más aconsejable es que compremos el pan uno o dos días antes, lo rebanemos, lo coloquemos sobre una bandeja de horno y lo cubramos con un paño hasta el día que vayamos a preparar las torrijas. Aunque si podéis hacer vuestro propio pan de torrijas, mucho más compacto perfecto para aguantar el vino o la leche, os saldrán mucho mejor. También se puede encontrar este tipo de pan, especial torrijas en casi todas las pastelerías, supermercados y grandes superficies. Esta receta también es apta para usar el pan que más os guste, incluso con brioche o panes más dulces.
  • En esta receta empleé aceite de girasol, pero si os gusta el toque del aceite de oliva, emplead uno suave. Aromatizar el aceite con canela y con piel de un limón, o de naranja, suaviza mucho el sabor y mantiene sus estupendas propiedades.

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cocina & recetas