Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Tarta de zanahoria. Carrot Cake

tarta_zanahoria

Info.

Ingredientes

  • Para los bizcochos: 280 g de harina
  • 350 g de zanahorias
  • 4 huevos
  • 300 g de azúcar moreno
  • 250 gr. de mantequilla
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 cucharadita de jengibre molido
  • 4 clavos de olor machacados
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 2 cucharaditas de levadura química en polvo
  • 1 pizca de sal
  • Para la cobertura: 300 g de queso crema Mascarpone
  • 300 ml de nata para montar 33% M.G.
  • 250 g de azúcar en polvo
  • 50 g de mantequilla
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla

La tarta de zanahoria, carrot cake o torta de zanahoria es una de las recetas de postre más consumidas en EEUU. Un bizcocho dulce con zanahoria rallada mezclada en su masa. El pastel tiene un sabor dulce y especiado, con una textura densa y muy suave, que merece la pena probar. Las zanahorias mejoran el sabor, la textura y la apariencia del pastel con un color naranja precioso. Es una de las tartas más populares en Estados Unidos y Reino Unido y hoy os explico cómo hacerlo con un glaseado de crema de queso y frutos secos.

A pesar de su nombre, la tarta de zanahoria se parece más a un bizcocho de tipo denso muy similar al banana bread (pan de plátano) y que puede ir acompañado de un glaseado tipo crema. Podéis encontrar un montón de recetas sobre este dulce, algunas incluso incluyen pasas, piña o coco además de los frutos secos. En el blog tenéis varios postres con zanahoria, el bizcocho de zanahoria es uno de los que suelo preparar habitualmente cuando voy a casa de mis padres, tiene un sabor similar a este, le falta la clase de la Carrot Cake, mejor para desayunar.

Las zanahorias se han usado en pasteles dulces desde la época medieval, en la que los ingredientes dulces eran escasos y caros. Las zanahorias contienen más azúcar que cualquier otro vegetal, aparte de la remolacha azucarera, y eran fáciles de conseguir. El gran desarrollo de las tartas de zanahoria llegó en el año 1900, cuando se comenzó a hornear en moldes para pan, como un pan rápido. Las zanahorias se utilizaban como un agente para dar humedad y dulzor a los pasteles. Y su mayor popularidad se alcanzó tristemente, debido al racionamiento de alimentos en Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial. De ahí salto el charco a EEUU donde se ha convertido en unos de sus postres estrella, quizás de los más conocidos.

Para esta receta hemos añadido el jengibre molido, la canela, vainilla y el clavo, este último es el que más sorprende en la receta, le da un toque de sabor increíble. Un pastel húmedo, esponjoso y jugoso, de los más adictivos que existen, el auténtico carrot cake. Os dejo con una de las tarta más solicitadas en mi familia, el que prueba repite trozo. ¿Estáis preparados para disfrutar?

Preparación del Carrot Cake

  1. Empezaremos precalentando el horno a 160° C y engrasando el molde donde vayamos a preparar la tarta. Para evitar que se pegue vamos a forrar la base con papel parafinado.
  2. Vamos a empezar por los bizcochos, para ello lavamos muy bien las zanahorias, secamos y picamos hasta que queden en trocitos muy pequeñitos. Si no tenéis la picadora de la batidora tendréis que hacerlo a mano. Reservamos.
  3. Mezclamos por un lado los ingredientes secos. Tamizamos la harina, el bicarbonato, la levadura en polvo y las especias (canela, nuez moscada y jengibre) en un recipiente grande.
  4. Después añadimos el azúcar moreno y los huevos en otro bol y batimos hasta que se forme espuma. Incorporamos una mezcla de un bol a otro, añadimos la zanahoria y la mantequilla que hemos derretido en el microondas. Mezclamos hasta que quede una masa homogénea.
  5. Metemos el molde en la bandeja media del horno a 180º C con calor arriba y abajo. El tiempo de cocción será  aproximadamente de 60-70 minutos, o hasta que lo pinchemos con un tenedor y veamos que sale limpio. Cuando lleve 30 minutos en el horno (se verá que ya tiene un poco de costra, que empieza a cuajar) ponemos un poquito de papel de aluminio para tapar la superficie y evitar que se nos queme. Los últimos 5-8 minutos la dejamos destapada para que pille color.
  6. Una vez transcurrido el tiempo, sacamos el bizcocho y lo dejamos enfriar en el molde sin desmoldar durante unos 10 minutos, para posteriormente pasarlo al plato donde lo vayamos a presentar con la crema de queso. Lo dejamos enfriar sobre una rejilla de horno.
  7. Vamos a preparar la cobertura, no es más que un buttercream que ya habéis visto en el blog en varias ocasiones y que además nos vale de relleno. Mezclamos la mantequilla, que estará a temperatura ambiente con el queso Mascarpone y la esencia de vainilla, cuando estén mezclados, añadimos el azúcar. Montamos la nata y la incorporamos a la mezcla anterior con movimientos envolventes.
  8. Cortamos el bizcocho en tres bases, si creéis que se os va a romper, lo cortáis directamente por el centro. Rellenamos con la cobertura primero en una de las bases de bizcocho y colocamos la otra mitad del bizcocho encima y procedemos a cubrir con otra capa y otra base de bizcocho.
  9. Luego vamos con la tarta entera, primero una capa finita para eliminar las migas que salgan. Para cubrir la tarta finalmente, necesitaremos dejarla enfriar en la nevera como mínimo 1 hora. Sacamos de la nevera y le ponemos una capa más gordita con la ayuda de una espátula. Repasamos toda la superficie y esparcimos unos pocos frutos secos (los que más os gusten) por encima. En caso de que hagamos un layer cake y también necesitemos cobertura para rellenar el pastel, tendremos que doblar la cantidad. Recordad que es una tarta casera, no una obra de arte, aunque la parte final es para nota, aquí es donde podemos poner nota.

Esta receta del auténtico carrot cake resulta deliciosa para tomar tanto al desayuno como a media tarde acompañada de un té o un café.

Un pastel de zanahoria con cobertura de queso que hará las delicias de grandes y pequeños en casa. Uno de los pasteles húmedos y jugosos más adictivos y apreciados que conozco, con ese toque diferente al habitual bizcocho.

Consejos y recomendaciones para tu Carrot Cake

  • Para ir más deprisa y que te queden las bases perfectas, podéis hornear en dos moldes y preparar así las dos bases por separado o hacerlo todo junto con explico en la receta. El tiempo de horneado cambiará como es normal, a más masa y molde más pequeño, más tiempo de horno.
  • Para desmoldar a gusto, he usado un molde desmoldable de 23cm de diámetro de Lékué® con los bordes de silicona como ya os tengo habituados.
  • Si quieres hacer una tarta de capas  tipo layer cake usa moldes de 18 cm. Si te vale con una sola capa, pues uno de 26, de los más grandes, te vendrá muy bien.
  • Tendréis para unas 12 raciones generosas sobre todo si lo hacéis con el relleno. Como bizcocho solo está delicioso también.
  • Si eres celíaco, cambia la harina por harina sin gluten, el resultado será igual de fantástico, no notaréis diferencia alguna.
  • Importante que la dejemos enfriar al menos 24 horas en la nevera para poder manipularla y que no desmigue.
  • Tened en cuenta que la tarda se conserva 5 días perfecta (no hace falta que la terminéis el mismo día, que os conozco). Si os sobra, se puede congelar sin ningún problema, recordad que a partir del 3 mes pierde propiedades. Ya verás cuando descongele que sigue estando tan rica como el primer día.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Isabel Linares dice:

    Hola Alfonso! El pastel tiene muy buena pinta,lo haré este fin de semana. Espero me salga bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *