Recetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Solomillos de pollo con salsa de soja

solomillo_pollo_salsa_soja

Info.

Ingredientes

  • 600 g de solomillos de pollo
  • 5 cucharadas de salsa de soja naturalmente fermentada de Kikkoman
  • 1 cucharadita de azúcar (se puede sustituir por la misma cantidad de miel)
  • 2 claras de huevo
  • Un poco de harina de maíz (almidón), panko japonés o pan rallado crujiente (si no encontráis el panko)
  • Aceite de girasol
  • Para la salsa aromatizada: 10 cucharadas de Kikkoman Salsa de Soja naturalmente fermentada
  • La ralladura de una naranja
  • 20 g de ajo
  • 40 g de jengibre
  • 80 g puerro
  • 75 ml de vinagre de manzana
  • 25 ml de aceite de sésamo
  • un poco de pimienta negra recién molida
  • Para decorar el plato: Unas hojas de cilantro fresco y germinados de cebolla

Pollo con salsa de soja. Una de las recetas que más ha triunfado en la cena que hacemos con los amigos los 2º sábados de mes son estos solomillos de pollo con un toque exótico que le da la salsa de soja naturalmente fermentada de Kikkoman. La idea en esta receta es mezclar sabores salados con dulces para obtener una fusión siempre diferente que pueda sorprender a tus invitados. Una buena opción para comer pollo con sabores fuera de lo habitual y diferentes.

El solomillo de pollo es un clásico en nuestras recetas de pollo, lo solemos preparar a la plancha o como en este caso con este rebozado crujiente, casi como si fuesen unos fingers de pollo. De las dos formas está muy rico, no queda seco como se suele pensar con este tipo de carne. Este tipo de corte es muy jugoso, le viene que ni pintado pero si encima los dejáis macerando en la salsa de soja naturalmente fermentada de Kikkoman, el pollo consigue un gran sabor. Esta salsa es el condimento perfecto para intensificar el sabor de todos los platos, usada como ingrediente al cocinar o como salsa final. Se elabora según la receta tradicional japonesa usando sólo cuatro ingredientes puros: soja, trigo, agua y sal. Con un color caoba transparente así como su aroma inconfundible.

Lo conseguimos sellando el solomillo en la fritura para que sus jugos se queden en su interior. Un plato original que recuerda a la comida  y un crujiente increíble gracias a nuestro rebozado y al toque de salsa de soja. El corte con el que hemos preparado esta receta es el solomillo, una carne muy sana y bastante económica. Si os gusta este tipo de carne, podéis encontrar un montón de recetas de solomillo que seguro triunfan en casa. Podéis preparar esta parte del pollo para elaborar una receta especial, para una cena con los amigos, tu pareja o la familia. Aunque al ser tan económica la puedes emplear en tu cocina a diario, cómo podrás ver la receta no es particularmente complicada ni te demandará mucho tiempo. Esta receta es muy fácil de hacer y rápida, espero que os guste y que os animéis a prepararla #InspirateConKikkoman

Preparación del solomillo de pollo macerados

  1. Sacamos del envase los solomillos de pavo, los limpiamos y secamos muy bien. Deben respirar al menos unos 5 minutos antes de cocinarlos. Reservamos en un recipiente hermético en el que vamos a añadir la salsa de Soja naturalmente fermentada y el azúcar. Dejamos reposar unos 10-15 minutos, retiramos los solomillos de la salsa y los secamos.
  2. Separamos las claras de las yemas (guardamos estas últimas para otra receta) y batimos ligeramente con un tenedor las claras, ellas serán las que nos ayuden a fijar el pan rallado crujiente, el panko o la harina de maíz. En el vídeo de esta receta veréis que cocino el pollo con varios rebozados, elegid el que más os guste.
  3. Pasamos los solomillos macerados por la clara de huevo y luego por el panko o el pan rallado crujiente. En una sarten añadimos aceite de girasol para freír los solomillos, el aceite para freír debe estar bien caliente. El tiempo será de unos 4 minutos a fuego fuerte por cada lado, el tiempo justo para que la carne se haga por dentro, puede variar según el grosor de los solomillos.
  4. Es necesario jugar con la temperatura del fuego para conseguir el crujiente deseado y que el pollo se haga por dentro, en nuestro caso manteníamos la temperatura media-alta. Retiramos y servimos con la salsa de soja que vamos a preparar mientras han reposado los solomillos en el paso 1.

Preparación de la salsa aromática de soja

  1. En esta ocasión vamos a acompañar nuestros solomillos de pollo con una salsa de soja muy aromática. Sólo necesitamos un bote de cristal, donde mezclaremos todos los ingredientes. Vertemos la salsa de soja naturalmente fermentada de Kikkoman en el bote y rallamos la piel de una naranja, que previamente hemos lavado bien, recordad no rallar la parte blanca de naranja, pues sino amargará.
  2. Pelamos los dientes de ajo y quitamos el centro, la parte del tallo, picamos muy finito o bien lo machamos para que se junte muy bien con la salsa. Rallamos el jengibre fresco y lo metemos dentro del bote.
  3. Vertemos el aceite de sésamo y el vinagre de manzana, cerramos el bote y mezclar muy bien, agitando muy bien el contenido del mismo. Reservamos.
  4. El toque crujiente se lo va a dar el puerro, un poquito sólo, pero le aportará sabor, textura y aroma a la salsa. Vamos a emplear unos 80 gramos. Retiramos la parte inferior o raíz, donde tiene esa especie de “bigotes”. La parte sobrante no la tiréis, podéis aprovechar las hojas para añadirlas a un caldo de verduras y el tallo en un sofrito.
  5. Pasamos el puerro por agua debajo del grifo para limpiarlos y quitarles algún resto de tierra o suciedad que traigan. Lo cortamos longitudinalmente en dos mitades y luego los troceamos en trocitos muy pequeños y los añadimos a la salsa que tenemos reservada.
  6. Y como paso final montamos el plato. El solomillo de pollo crujiente acompañado por la salsa de soja aromatizada, yo pondría unos 3 solomillos por persona, o directamente todos en un gran plato para que servir en el centro de la mesa.
  7. Si queréis darle un toque decorativo, los brotes de soja o unas hojas de cilantro le irán perfectas. Ya veréis como quedan deliciosos, perfecto para quedar como un gran cocinillas.

La receta es muy fácil y económica ¡y además están para chuparse los dedos! La salsa resulta muy sabrosa, además de la salsa de soja naturalmente fermentada de Kikkoman, incorpora naranja, ajo, jengibre y especias como la pimienta … y si os gusta con un sabor picantón sólo tenéis que añadir un poco de guindilla o cayena. Podemos hacer esta receta cualquier día de la semana y hará las delicias de grandes y pequeños, os lo aseguro.

Os animo a que visitéis más recetas de tapas, aperitivos y pinchos perfectos para una velada inolvidable con los vuestros. Perfectas para una cena ligera, una fiesta o porque sí, una manera deliciosa de compartir la comida con los amigos y la gente a la que queréis.

Espero que os haya gustado esta receta de solomillos de pollo en salsa de soja

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cocina & recetas