Recetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Salmorejo cordobés. Receta paso a paso.

Receta de salmorejo

Info.

Ingredientes

  • 150 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 K. de tomates rojos bien maduros.
  • 200 g. de pan de telera cordobesa o si no encontráis pan de trigo blanco (mejor que tenga un día o dos)
  • 1 diente de ajo de Montalbán o similar (la cantidad de ajo al gusto, mucha gente le añade sólo medio)
  • 10 g. de sal (al gusto)

Receta de salmorejo cordobés. Os presento una de mis recetas de tapas, aperitivos y pinchos preferidos durante todo el año, en especial para refrescarnos en los calores del verano, el salmorejo. Os puedo asegurar que es una receta reciente en mi cocina pues en Galicia no somos muy dados a cremas frías tipo gazpacho o salmorejo. Enorme error y soberana tontería, lo que me estaba perdiendo. Es verdad que no es un plato que entre a la primera, pero una vez adaptado el paladar…ummm, sólo imaginármelo con un poco de jamón picadito y crujiente del micro y empiezo a salivar.

El salmorejo tiene la consistencia final de un puré o de una salsa espesa y se suele acompañar con otros ingredientes al gusto, aunque yo me quedo con un poco de huevo duro y un buen jamón ibérico. Lo más importante es utilizar un excelente aceite de oliva virgen extra y que los tomates lo acompañen. Es una receta contundente, económica y muy nutritiva, que puede servir como primer plato o como único dependiendo del acompañamiento. He probado salmorejos de todo tipo pero me quedo con la receta que os presento hoy ya que me parece la más tradicional: un salmorejo cordobés sin vinagre (al parecer así es como debe ser).

Preparación del Salmorejo

El salmorejo es una crema servida habitualmente como primer plato, su elaboración es muy sencilla e incluye un majado o triturado de miga de pan, si es telera (pan de masa dura típico en Andalucía) mejor, ajo, aceite de oliva virgen extra, sal y tomates.

  1. Limpiamos bien los tomates y los cortamos en cuartos, los añadimos a un bol grande y trituramos con la batidora hasta que nos quede una salsa líquida. Pasamos esta salsa por un colador para retirar posibles trozos de piel y pequeñas pepitas que hayan quedado al batirlos.
  2. Cortamos el pan en trozos pequeños y los añadimos a la crema de tomate anterior, los dejamos reposar durante unos 10 minutos. Así ayudamos a que el pan se ablande si está muy duro y será mucho más fácil de batir.
  1. Pelamos el ajo y, como lo vamos a usar en crudo, le quitamos el centro para que no repita. Lo añadimos al tomate con el pan.
  2. Echamos el aceite de oliva virgen extra y la sal. Lo pasamos todo por la batidora hasta que nos quede lo más fino posible. Probamos si esta bien de sal y si no rectificamos con un poco más.
  3. Sólo nos queda meter el bol en la nevera y dejar que se enfríe, en un par de horas lo tendréis bien fresquito y perfecto para probar el mejor salmorejo cordobés.
  4. A la hora de la presentación, lo mejor es ponerlo en un plato hondo o cuenco y espolvorear con unas virutas de jamón serrano o ibérico con un punto (10 segundos) de microondas, así conseguiréis un toque crujiente. Además el huevo cocido y unas gotitas de aove le quedan perfecto. Pero no tiene por qué quedar ahí el tema, el consejo regulador del salmorejo también nos recomienda: pepino, pimiento, cebolla, zanahoria, remolacha, melocotón… Pero esto os lo dejo a vuestro gusto, buen provecho.

Os animo a que visitéis más recetas del blog y que las elaboréis para una cena ligera, una fiesta o porque sí, una manera deliciosa de compartir la comida con los amigos y la gente a la que queréis.

Podéis seguir el paso a paso de esta receta de salmorejo en el siguiente álbum, así os aseguro que entre el vídeo, la receta y estas fotos, os saldrá perfecto.

Consejos y truquillos para hacer un gran salmorejo

  • Los tomates deben estar maduros, lo notarás al tacto y por su color. Además es importante que sean de calidad para que tu salmorejo marque la diferencia con el de los demás.
  • Yo en mi caso no tengo Thermomix, dicen que se consigue con ella un salmorejo muy fino. Yo uso batidora y os aseguro que vale perfectamente, a lo mejor no queda una crema super fina pero a mí también me gusta ver de qué está hecho y si veo un pequeño trocito milimétrico de piel de tomate me da lo mismo. En Córdoba hace 100 años no tenían Thermomix y les salía increíble, seguro.
  • El origen del Salmorejo es difícil de establecer, aunque seguro que es un plato de origen popular, muy humilde y base de muchas de las comidas de los olivareros, campesinos y pastores. Posiblemente surja como aprovechamiento de trozos de pan duro, majados con agua, sal y ajo. En algún momento se le llegó a incorporar aceite y servía para dar soporte a restos de comida de otros días, nada que ver a los que le añadimos actualmente porque el jamón no solía ser para este plato.

Read this recipe in english: Cold Tomato Soup from Cordoba

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Cocinitas dice:

    ¿No lleva vinagre esta receta? En todas las que he visto le ponen vinagre siempre…

    • Alfonso dice:

      Hola Cactus! Mi recomendación es no añadir vinagre. Aunque esto es como la tortilla con o sin cebolla, pero lo he probado de las 2 formas y gana mucho más tal como explico la receta. Espero que mi respuesta te haya servido, gracias por pasarte por aquí.

  2. Luna dice:

    Hola, no es necesaria, por supuesto la thermomix para hacer un buen salmorejo. Pero sí es cierto, que para esta receta y para muchas otras, te facilita mucho la tarea, aparte, no tienes que ensuciar varios cacharros.

    Saludos.

  3. Maurizio dice:

    Acabo de comer salmorejo preparado con ésta receta y os aseguro que es delicioso…a mi también me da igual si no queda muy fino lo que importa es el gusto… tenía solo 600 gr de tomates entonces tuve que proporcionar las dosis e igualmente salió especial…probadlo!!

  4. Pilar dice:

    Hola , buenos días , simplemente hacer un comentario de la receta , MEJOR IMPOSIBLE,
    como la película .

  5. Belén dice:

    Hola Alfonso!!
    Vivo en Galicia y cada vez que nos hacemos una escapada a Andalucía, salmorejo para comer y para cenar. Y en casa en verano hay mucho gazpacho. Este fin de semana pruebo a hacer salmorejo. Me gusta más y menos fino.
    Saludos

  6. Manels dice:

    Probad de batir un huevo duro con los otros elementos

  7. Vicente dice:

    ¡Ay, Gregoria, qué poco salmorejo me hiciste!

    • Alfonso dice:

      Vicente! Fácil, dile a Gregoria que haga más… incluso mucho mejor, anímate tú y a la cocina a preparar litros y litros :-))))

  8. Susana dice:

    Que hacemos si no encontramos pan andaluz?

    • Alfonso dice:

      Hola Susana! lo puedes sustituir por pan blanco de calidad. En casi todas las panaderías encontrarás una hogaza de picos o una barra de pan blanco. Lo más importante son unos buenos tomates que le den todo el sabor a nuestro salmorejo :-)

  9. juana dice:

    Al gazpacho se le puede cambiar el vinagre por limón, quedará mas sueve al paladar y puede durar hasta tres días en nevera. También se le puede preparar una guarnición de: tomate, pimiento, pepino, cebolla (todo muy picadito). De esta forma resultará más plato

  10. Marco dice:

    Hola Alfonso. Lo he hecho y creo que 200 gr de pan es demasiado, se ha quedado muy denso.

    • Alfonso dice:

      Hola Marco! En casa nos queda muy bien con estas medidas. Recuerda que influye mucho como sean los tomates. El líquido de unos buenos tomates hacen que luego no tengas que añadir más agua. Espero que te haya gustado.

  11. Agueda dice:

    Os envío mi receta particular. También sale muy rica.

    Poner en un recipiente el ajo, aceite de oliva, sal y huevo crudo y triturar. hacer como un ajoaceite, añadir el tomate pelado y troceado y el pan frito y seguir triturando hasta que quede cremoso a vuestro gusto.
    Acompañar con bacón crujiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cocina & recetas