Recetas de rechupete

Recetas de postres y dulces

Flan de huevo casero y fácil

  • 10 personas
  • Preparación media
  • 0,3 euros/persona
  • Tiempo de preparación: 70 m
Receta de flan casero de huevo

Ingredientes

  • 3 huevos (XL)
  • 6 yemas de huevo
  • 200 grs de azúcar (2 cucharaditas por flan, si los quieres menos dulce añadid menos)
  • 750 ml de leche entera
  • Para el caramelo: 5 cucharadas de azúcar granulada blanca, un poco de agua (3 cucharadas) y unas gotas de limón exprimido.

Hay muchos postres preferidos en casa, pero en esta familia de golosos sin duda uno de los que más gusta es el flan. Este postre hecho con huevo hace las delicias de niños y mayores. Partiendo de la receta original, podemos aromatizarla con limón o naranja, canela o vainilla, hacer los flanes que más visitas tienen en el blog, de chocolate o de turrón, los clásicos también son una opción, el de flan de queso, de castañas o de naranja, o decirnos por un buen pudin al estilo inglés.

El flan es una de esas recetas caseras que, a buen seguro, no faltan en ningún recetario. Se trata, en mi opinión, de uno de los postres más versátiles de nuestra gastronomía. Su origen se supone que se remonta a varios siglos antes del nacimiento de Cristo, ya de aquellas los huevos se empleaban en innumerables recetas. En época de los griegos y romanos eran muy apreciados por ser muy nutritivos. Los romanos copiaron de los griegos un postre llamado Tyropatinam hecho con huevos, leche y miel, que se cocinaba a fuego lento para cuajar los huevos y luego se servía espolvoreada con pimienta. En la Edad Media surgió el Flado, una especie de tortilla de huevos cuajados en versiones saladas y dulces. Posteriormente en Francia se popularizó la versión dulce de la tortilla y comenzó a servirse como un postre invertido, casi como lo conocemos ahora, con una salsa de caramelo. A este postre lo llamaron Flan o “creme renversee au caramel“. Hoy en día es uno de los postres más populares del mundo y persiste en todo el mundo tal como lo hacían los franceses.

Un postre muy sencillo en su preparación y cómodo en su planificación, pues se hace con pocos ingredientes que todo el mundo tiene en su casa: huevos, leche y azúcar, además os dejo un paso a paso de cómo elaborar el caramelo perfecto. No hay duda que se convertirá en uno de vuestros dulces favoritos e incluso en la base de otros postres. Un lujo al alcance de cualquiera con una textura y sabor indecentes, ¡ya me diréis!

Preparación del caramelo

¿Cómo preparar el caramelo de estos flanes sin que se nos queme? Muchas veces se me ha quemado el azúcar que quería emplear en un flan, un pudín o un bizcocho. Por fin puedo decir que ya no me pasa, todo es cuestión de práctica pero os dejo unos pasos con los que no hay fallo posible. Y recordad que aunque seais muy golosos no se debe meter el dedo en el caramelo, os lo digo por experiencia.

  1. Ponemos un cazo o una sartén al fuego a temperatura media para que alcance temperatura. Añadimos los ingredientes en el siguiente orden: 5 cucharadas de azúcar granulada blanca y un poco de agua (3 cucharadas).
  2. Dejamos a fuego medio sin remover (al principio no debemos mover el azúcar con cuchara de madera porque se apelmazará) y veremos como poco a poco se empiezan a formar pequeñas burbujas y el azúcar cambia de color. Cuando suceda esto removemos, ahora sí, con una cuchara de madera y ayudamos a que se mezcle todo.
  3. Retiramos del fuego y seguimos removiendo hasta que alcance ese color miel tostado del caramelo y añadimos unas gotas de zumo de limón, estas le van a dar brillo y harán que no cristalice rápidamente.
  4. Dejamos que se temple un minuto y caramelizamos las paredes de recipiente de las flaneras o donde vamos a preparar el flan. Echamos el caramelo primero en el fondo y vamos girando o ladeando poco a poco por las paredes de los moldes hasta que esté todo impregnado de caramelo. Dejamos que se enfríe el caramelo hasta que esté medio duro.

Consejillo: Si lo vas a preparar directamente en el molde donde vas a preparar tu postre, coloca el molde sobre la cocina a fuego lento y vigila que el caramelo no llegue a un color demasiado oscuro, no queremos que se queme y nos amargue en vez de endulzar.

Preparación del flan de huevo:

Vais a ver que es una receta muy sencilla.

  1. Separamos la yema de la clara de 6 huevos, las claras las podéis utilizar para otras recetas, no las tiréis. A esas yemas le añadimos tres huevos enteros grandes, le echamos el azúcar y la leche entera. Batimos todo hasta que quede una masa cremosa y con un poco de espuma. Reservamos.
  2. Rellenamos la bandeja central del horno con agua y subimos la temperatura del horno a 200º hasta que empiece a hervir el agua.
  3. Ponemos la crema de flan en pequeños moldes de flan (yo empleo los de Mercadona) o en una flanera individual. Los cubrimos con papel de aluminio y los metemos al horno en la bandeja con el agua durante 50-60 min aproximadamente a unos 200º, hasta que los flanes estén cuajados y dorados. El horno no se manchará nada de nada pero tened cuidado de no quemaros con el agua de la bandeja.
  4. Os recomiendo que los últimos 10 minutos de cocción le quitéis el papel de aluminio para que pille un poco de color la parte de arriba, aunque luego no se vea pues le daremos la vuelta.
  5. Al cabo de los 50 minutos puedes probar con un cuchillo para ver si están totalmente cuajados. Si sale limpio ya estarán listos, si no los dejamos un poquito más.
  6. Dejamos enfriar a temperatura ambiente y después los metemos en la nevera, estarán mucho mejor fríos y de un día para otro. Desmoldamos con cuidado en un plato para que se bañe todo el flan con el caramelo y a disfrutar. ¡De rechupete!

Ya sabéis como hacerlo, ahora a practicar y ya me diréis…

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir
Cocina & recetas