Recetas de rechupete

Recetas de ensaladas y verdurasRecetas de masas y rebozados

Pseftokefedes o Albóndigas de tomate griegas

  • 8 personas
  • Preparación fácil
  • 0,4 euros/persona
  • Tiempo de preparación: 30 minutos
albondiga de tomate griegas

Ingredientes

  • 3 Cebollas.
  • 4 dientes de ajo.
  • Aceite de oliva.
  • 2 huevos
  • 1 k de tomate duros
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 cucharada de canela
  • 1 cucharada de orégano
  • 100 g de harina
  • Unas hojas de menta fresca
  • 50 g de uvas pasas
  • 1 cucharada de perejil

Pelotas o albóndigas con un toque de canela y sin carne, perfectas si estáis con una dieta alta en vegetales y verduras o bien si sois vegetarianos. Os aseguro que están deliciosas, no lo dudéis y probad a hacerlas. La mezcla de cebolla, tomate y ajo es muy rica pero si las completáis con un toque de uvas pasas y canela tenéis un plato increible. Como veis esta receta tan vegetariana respira aires mediterráneos por todos los poros.

El pseftokefedes o keftedes de tomate es un plato tradicional griego, concretamente de la Isla de Santorini, quizás la isla más bella y singular del Egeo. En todos los hogares de la zona se prepara este plato tan popular en la cocina griega. Estas tradicionales pelotas de tomate están basadas en los propios productos agrícolas de la isla. Estos maduran entre el suelo volcánico, la brisa de mar y la luz del sol de Mar Egeo. Si algún día vais por allí de visita dudo que querais volver a vuestro país de origen.

La cocina griega es típicamente mediterránea, con técnicas e ingredientes que comparte con otros países como Italia, Albania o Turquía. Tanto es así que este plato tiene su reflejo en la cocina italiana, con todo el sabor de los mejores tomates del Mediterráneo. Espero que os guste y os animéis a prepararla en casa, perfecta para llevar al trabajo en forma de tartera o para congelar si preparáis albóndigas en cantidad. Si os apetece probar sabores distintos, en recetas fáciles y sabrosas, no dudéis en preparar esta receta. Os animo con otras recetas griegas, saladas y dulces que podéis encontrar en el blog, la famosa Musaka griega, el Hummus o Crema de garbanzos griega, las albóndigas de ternera griegas, Galaktoboureko o pastel de leche griego, Baklavas y estas fresas con yogurt griego al caramelo, seguro que os gustará.

Preparación de las albóndigas de tomate

  1. Lo importante de esta receta es la textura de la pelota. Según la receta original las pelotas las tenemos que hacer con la cebolla y el tomate crudo. Yo he introducido una variante que es cocinar un poco la cebolla para que esté un poco más blandita, pero podéis hacerlo sin cocinarla.
  2. Pelamos y cortamos las cebollas y los ajos en trozos muy pequeños. En una cazuela echamos aceite de oliva y lo calentamos. Cuando empieze a humear echamos las cebollas, las uvas pasas y los ajos. Dejamos que se poche todo unos 4 minutos a fuego medio.
  3. Retiramos con una espumadera la cebolla y el ajo y lo introducimos en un bol grande.
  4. Pelamos los tomates y los cortamos en 4-5 trozos, los introducimos en el bol. Salpimentamos todo y  rompemos los 2 huevos. Los añadimos al bol junto con la canela, el orégano, la menta (bien picada), el perejil y la taza de harina, y sin miedo, empezamos a trabajar la masa mezclandolo todo muy bien, la mejor opción es hacerlo con las manos. Empezamos a hacer pequeñas (o grandes, eso al gusto) pelotas que luego rebozaremos con más harina. Las vamos dejando en un plato a la espera de su preparación.
  5. Pasamos las albóndigas a la sartén en abundante aceite de oliva. El aceite debe estar muy caliente para que a la hora de freir se hagan por fuera y queden jugosas por dentro (unos 3-4 minutos). Deben quedar doraditas.
  6. Retiramos y dejamos en papel absorbente para quitarle los restos de aceite.
  7. Cuando acabemos de freir las albóndigas retiramos el aceite y echamos un poco de cebolla picada y tomate. Pochamos hasta que nos quede una salsa espesa y la echamos bien caliente encima de las albóndigas.
  8. Yo suelo acompañarlas con arroz blanco, pero también les va muy bien un poco de pasta y si queréis que quede super griego las podeis acompañar con vegetales crudos o con hojas de lechuga, las envolvéis en ellas y a la panza.

Espero que os gusten estas falsas albóndigas sin carne, tan sabrosas y aromáticas que repetiréis la receta en casa muchas veces. Una delicia de la cocina griega al alcance de vuestra mano y cocina. ¡Qué aproveche!

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir
Cocina & recetas