Recetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Recetas de postres y dulces

Galaktoboureko o pastel de leche griego

  • 8 personas
  • Dificultad Fácil
  • 0,35 euro/persona
  • Tiempo de preparación: 50 minutos
Receta de galaktoboureko

Ingredientes

  • 6 huevos
  • 300 g de azúcar
  • 150 g de sémola fina
  • 250 g de mantequilla
  • 1 cucharada de cáscara rallada de limón
  • 1 cucharada de cáscara rallada de naranja
  • 1 l de leche entera
  • 10 láminas de pasta filo "Feuilles de FILO"
  • 1 vaso de agua
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 5 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharada de canela molida

Esta receta es muy fácil de preparar y a la vez es un postre delicioso, muy cremoso por dentro y crujiente por fuera. El Galaktoboureko (γαλακτομπούρεκο) es uno de los postres más típicos de la repostería griega. Básicamente es masa de hojaldre o pasta filo con una crema de natillas. No tiene un patrón específico, dependiendo de la zona de Grecia lo preparan de una manera o otra. El que yo os presento es el clásico galaktoboureko adornado con caramelo y canela en vez de presentarlo con almíbar. No voy a engañaros con lo de las calorías, no es un postre tan denso y calórico como el baklava pero es contundente, si lo mezcláis en estas fechas con un poco de helado os encontraréis con una receta sencilla y muy rica. ¡A por ella este fin de semana!

Preparación del pastel de leche

  1. Batimos los huevos con el azúcar hasta que el líquido saque un poco de espuma. Continuamos batiendo durante otros 2 minutos mientras vamos añadiendo la sémola, el jugo de limón, la cáscara rallada de limón y de la naranja. Continuamos batiendo y agregamos la leche y las 2 cucharadas de la mantequilla derretida. Batimos aproximadamente durante otros 6 minutos hasta que quede como una crema ligera.
  2. Vamos precalentado el horno a 180º C para que cuando metamos el galaktoboureko esté caliente.
  3. Introducimos el relleno anterior en una cazuela y calentamos a fuego medio durante 3-4 minutos hasta que nos quede como una bechamel, siempre batiendo con unas varillas para que no queden grumos en la crema. Retiramos del fuego y dejamos que enfríe.
  4. Untamos con la mantequilla la mitad de las hojas de pasta filo y las ponemos en un molde de bizcocho previamente engrasado con mantequilla. Las láminas irán superpuestas, en este caso son 5 hojas, y dejamos que sobresalga por los lados del molde, como si fuese una tarta de manzana. El resto serán para cubrir el pastel.
  5. Añadimos la crema de leche en el recipiente. Repartimos uniformemente la crema en la parte inferior del molde y a los lados, sin vacíos y sin burbujas de aire. Y al final envolvemos la crema con los bordes de la pasta filo sobrante de los lados.
  6. Cubrimos con el resto de las láminas el molde presionando un poco para que no quede nada de aire y marcamos la pasta filo ligeramente con un cuchillo dibujando unos rombos o cuadrados (esto es para adornar pero tambien para que luego con el almibar o caramelo se empape bien).
  7. Metemos el galaktoboureko a  180º C durante unos 30 minutos hasta que quede cuajada la crema y se dore la pasta filo de encima.
  8. Preparamos el almíbar o caramelo introduciendo en una cazuela el agua y cuando esté en ebullición añadimos el azúcar y la cucharada de limón durante 10-15  minutos a fuego medio hasta que quede con la consistencia y el color de la miel. Dejamos que se temple para echarlo cuando saquemos el pastel del horno.
  9. Sacamos el pastel del horno y le añadimos el caramelo. Dejamos que se enfríe unas 2-3 horas y lo servimos espolvoreado con un poco de canela (esto es opcional).

Os aseguro que esta muy bueno y es bastante fácil, era la primera vez que lo hacía y no tiene mucha ciencia. Y lo puedes dejar en la nevera varios días que esta igual de bueno o más aún que el primero.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. olgalopez dice:

    que maravilla para el paladar y para los ojos.
    Saludos
    olguis.

  2. Ana María dice:

    Se ve realmente delicioso….lo guardo en favoritos, a ver si me animo a hacerlo. Gracias!

  3. esther dice:

    Alfonso donde compro semola fina??? y la pasta filo soy de pontevedra y la verdad para conseguir alguna cosa parece esto el culo del mundo y perdon por la expresion GRACIÑAS esto deve de estar de muerte,pero haber como consigo los ingredientes en ALCAMPO TAL VEZ????………….

  4. comoju-Cova dice:

    Mira que nunca he trabajado con las Pasta Filo y ya tenía yo ganas de hacer algo con ella, y creo que ya se con que receta voy a empezar, porque esto tiene que estar impresionantemente rico y me has dado alguna que otra idea … jejejje

  5. Alfonso dice:

    @Esther la sémola fina es el refinado de la sémola normal (se vende en cualquier gran superficie, tipo Carrefour o Alcampo). La sémola es la harina gruesa (poco molida) que procede del trigo y de otros cereales con la cual se fabrican diversas pastas alimenticias (raviolis, espaguetis, fideos…) La sémola se obtiene moliendo el endospermo (albumen farinaceo) del trigo duro. La sémola granulosa se obtiene del trigo durum (Triticum durum), la cual presenta un color amarillo natural del grano. Es la harina ideal para elaborar masas.

    La pasta filo es con la que se hace casi toda la repostería arabe y mediterránea, los famosos baklavas. Y en centroeuropa para los strudels. Esta muy buena y es muy fácil de trabajar. Yo la compro en el Alcampo de Alcobendas, pero me imagino que la tienes que encontrar en muchos sitios.

    Ya me dirás si te animas a hacerla.

  6. sole dice:

    mmm …. me voy a animar a hacerlo. soy en realidad muy mala cocinera, pero veo esta foto y no me resisto :D
    a ver que me sale, después te cuento

    saludos.

  7. Heleni dice:

    Enhorabuena Alfonso, veo que, además de cocinar bien, estás muy bien documentado…Mi experiencia con el galactobúreco (que es muy larga…je…je…tanto como toda mi vida…) es que cuanto más líquida quede la crema en la cazuela, más rica y esponjosa sale al final…A, y queda estupéndamente añadir media vaína de vainilla a la crema, o unas gotas de esencia de bergamota en el almíbar. Enhorabuena de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cocina & recetas