Recetas de rechupete

Recetas de postres y dulces

Galaktoboureko o pastel de leche griego

  • 8 personas
  • Dificultad Fácil
  • 0,35 euro/persona
  • Tiempo de preparación: 50 minutos
Receta de galaktoboureko

Ingredientes

  • 6 huevos
  • 300 g de azúcar
  • 150 g de sémola fina
  • 250 g de mantequilla
  • 1 cucharada de cáscara rallada de limón
  • 1 cucharada de cáscara rallada de naranja
  • 1 l de leche entera
  • 10 láminas de pasta filo "Feuilles de FILO"
  • 1 vaso de agua
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 5 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharada de canela molida

Esta receta es muy fácil de preparar y a la vez es un postre delicioso, muy cremoso por dentro y crujiente por fuera. El Galaktoboureko (γαλακτομπούρεκο) es uno de los postres más típicos de la repostería griega. Básicamente es masa de hojaldre o pasta filo con una crema de natillas. No tiene un patrón específico, dependiendo de la zona de Grecia lo preparan de una manera o otra. El que yo os presento es el clásico galaktoboureko adornado con caramelo y canela en vez de presentarlo con almíbar. No voy a engañaros con lo de las calorías, no es un postre tan denso y calórico como el baklava pero es contundente, si lo mezcláis en estas fechas con un poco de helado os encontraréis con una receta sencilla y muy rica. ¡A por ella este fin de semana!

Preparación del pastel de leche

  1. Batimos los huevos con el azúcar hasta que el líquido saque un poco de espuma. Continuamos batiendo durante otros 2 minutos mientras vamos añadiendo la sémola, el jugo de limón, la cáscara rallada de limón y de la naranja. Continuamos batiendo y agregamos la leche y las 2 cucharadas de la mantequilla derretida. Batimos aproximadamente durante otros 6 minutos hasta que quede como una crema ligera.
  2. Vamos precalentado el horno a 180º C para que cuando metamos el galaktoboureko esté caliente.
  3. Introducimos el relleno anterior en una cazuela y calentamos a fuego medio durante 3-4 minutos hasta que nos quede como una bechamel, siempre batiendo con unas varillas para que no queden grumos en la crema. Retiramos del fuego y dejamos que enfríe.
  4. Untamos con la mantequilla la mitad de las hojas de pasta filo y las ponemos en un molde de bizcocho previamente engrasado con mantequilla. Las láminas irán superpuestas, en este caso son 5 hojas, y dejamos que sobresalga por los lados del molde, como si fuese una tarta de manzana. El resto serán para cubrir el pastel.
  5. Añadimos la crema de leche en el recipiente. Repartimos uniformemente la crema en la parte inferior del molde y a los lados, sin vacíos y sin burbujas de aire. Y al final envolvemos la crema con los bordes de la pasta filo sobrante de los lados.
  6. Cubrimos con el resto de las láminas el molde presionando un poco para que no quede nada de aire y marcamos la pasta filo ligeramente con un cuchillo dibujando unos rombos o cuadrados (esto es para adornar pero tambien para que luego con el almibar o caramelo se empape bien).
  7. Metemos el galaktoboureko a  180º C durante unos 30 minutos hasta que quede cuajada la crema y se dore la pasta filo de encima.
  8. Preparamos el almíbar o caramelo introduciendo en una cazuela el agua y cuando esté en ebullición añadimos el azúcar y la cucharada de limón durante 10-15  minutos a fuego medio hasta que quede con la consistencia y el color de la miel. Dejamos que se temple para echarlo cuando saquemos el pastel del horno.
  9. Sacamos el pastel del horno y le añadimos el caramelo. Dejamos que se enfríe unas 2-3 horas y lo servimos espolvoreado con un poco de canela (esto es opcional).

Os aseguro que esta muy bueno y es bastante fácil, era la primera vez que lo hacía y no tiene mucha ciencia. Y lo puedes dejar en la nevera varios días que esta igual de bueno o más aún que el primero.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir
Cocina & recetas