Recetas de rechupete

Recetas de postres y dulces

Bizcocho de nueces

  • 8 personas
  • Dificultad fácil
  • 0,4 euro/persona
  • Tiempo de preparación: 55 minutos
Receta de Bizcocho de nueces

Ingredientes

  • 350 gs de harina
  • 200 gs de azúcar
  • 1 sobre de levadura Royal
  • 2 huevos
  • 250 ml de leche entera
  • 100 g de nueces enteras
  • 1 cucharada de canela
  • 1/2 cucharada de cafe soluble
  • 2 cucharadas de azúcar para la costra
  • 100 g de mantequilla
  • 1 pellizco de sal
  • La ralladura de un limón

¿Qué os parece este bizcocho de nueces? Apetecible ¿no? Pues es el que merendaba muchas tardes cuando era un enano. Es un bollo muy fácil que apenas lleva unos 10 minutos el preparar la crema y otros 45 de cocción en el horno. Y que decir que lo podéis acompañar de una buena taza de café o té, y en la sobremesa con cualquier licor bien fresquito que tengáis a mano. Esta receta la podéis variar siempre y cuando uséis los mismos ingredientes base, alguna vez lo he preparado como cake de naranja y nueces, la naranja confitada le va muy bien pero también la cidra, orejones o pasas de Corinto, previamente remojados en licor. Tunead el bizcocho a vuestro gusto y conseguiréis el bizcocho perfecto para los gustos de vuestra casa.

Los frutos secos son complemento perfecto en la repostería. Las nueces son un fruto seco oleaginoso, muy energético, que contiene ácidos grasos poliinsaturados, vitamina E, B y D, fósforo y magnesio, elementos que contribuyen a prevenir enfermedades cardiovasculares y a reducir el estrés nervioso del día a día. Son ricas en fibra y facilitan el tránsito intestinal. Un complemento perfecto para este bizcocho, hidratos de carbono y una combinación sabia de nutrientes si empezamos el día con un buen trozo para desayunar.

Es tan fácil que podéis prepararlo con niños/as, era una de las recetas que tenía en los obradoiros en los campamentos de verano, los obradoiros o talleres más solicitados eran los de repostería con la famosa tarta de galleta o postres con soja. Como dice Gustavo Martín en El secreto de los cuentos: “Que la lectura y los libros pasen a ser algo tan natural y gozoso para los niños como ver a su madre haciendo bizcocho“. ¡Que gran cita! Debemos hacer bizcochos, dejarnos de tanta bollería industrial y de vez en cuando, hacer uno al estilo casero, ya veréis como cambiáis hábitos en casa.

Preparación del bizcocho

  1. En un bol grande batimos los huevos con el azúcar hasta que salga una pequeña espuma y cuando ya estén así añadiremos la leche (mejor que sea entera).
  2. Mezclamos la levadura con la harina y la echamos al bol anterior, volvemos a batir. Dejamos reposar 10 minutos.
  3. En el mismo bol echamos la ralladura de medio limón, un pellizco de sal, media cucharada de café soluble y la mantequilla líquida. Batimos todo hasta que no queden grumos.
  4. Vertemos la mezcla anterior en un recipiente engrasado con mantequilla y espolvoreado con harina. Justo antes de meterlo en el horno añadimos con una cuchara las nueces (que previamente hemos enharinado, para que no se bajen al fondo del bizcocho) y espolvoreamos con un poquito de canela (es más para darle color que por su sabor o aroma).
  5. El horno debemos encenderlo con tiempo suficiente para que alcance la temperatura idónea, unos 15 minutos dependiendo del horno y de la temperatura que se necesite, lo precalentaremos a 190º C. El tiempo de horneado lógicamente varía dependiendo del grosor y tamaño que nos dará el molde que usemos, lo mejor es usar el típico de plum cake. Lo horneamos a 170º C durante unos 45 minutos con calor arriba y abajo, en la rejilla que esté a media altura para que el calor sea uniforme, así no se calentará en exceso la base. Si no tienes rejilla usa la bandeja. No debemos abrir el horno hasta que no esté bien subido y dorado el bizcocho.
  6. Si queréis que os quede con una costra dulce, cuando el bizcocho lleve 1/2 hora echamos dos cucharadas de azúcar por las grietas de la superficie (que se forman cuando rompe al subir) y dejamos el otro cuarto de hora en el horno con la cocción normal.
  7. Una vez fuera del horno tened la precaución de no quemaros. Dejad que el molde se temple un poco, sacudidlo con cuidado para ayudar a que se separe de las paredes, desmoldadlo y ponedlo sobre una rejilla a que se enfríe. Una vez esté totalmente frío el bizcocho podemos ponerlo sobre en un plato o bandeja y meterlo en una bolsa apta para alimentos, cuidando que quede bien cerrada para conservarlo por más días y que no se quede seco.

Espero que os guste y os animéis a hacer este bizcocho tan fácil. También le van genial los pistachos, unas almendras picadas o incluso alguna vez lo he hecho con anacardos (que normalmente uso para recetas saladas). Y si os gustan las uvas pasas también las podéis dejar en remojo en algún licor el día anterior y añadírselas al bizcocho, le da un toque muy rico.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir
Cocina & recetas