Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Bacalao con tomate

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 0/5
  • 0 votos
bacalao con tomate

Info.

Ingredientes para Bacalao con tomate

  • 4 lomos de bacalao
  • 2 cebollas
  • 1 kg. tomates maduros
  • 1 pimiento rojo pequeño
  • 1/2 cucharadita de pimentón dulce de la Vera "Dos Hermanas" (un pequeño toque)
  • 3 dientes de ajo
  • 100 ml. vino blanco
  • Harina de trigo para rebozar (sin gluten para celiacos)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal (al gusto, controlad el punto por el bacalao)

Receta de bacalao con tomate. El bacalao es uno de los pescados que más nos gustan en casa, se trata de un producto que podemos encontrar durante todo el año y que nos permite un sinfín de recetas con pescado. El bacalao en salazón permitía a las gentes del interior tener siempre un sustituto de la carne para seguir los ayunos cuaresmales.

Aunque no es precisamente una tradicional receta de Semana Santa, es en esta fecha cuando las recetas con bacalao triunfan y donde este pescado es más consumido. Recetas que van desde un sencillo bacalao con pisto, nuestro tradicional potaje de Vigilia, una más elaborada lasaña de bacalao, los clásicos buñuelos de bacalao, esas croquetas de bacalao caseras, el famoso bacalao al pil pil, a la vizcaína, en albóndigas, a la gallega hasta el estilo portugués con su tradicional bacalao á Gomes de Sá. Como podéis ver las posibilidades para consumir este pescado dentro de un menú variado son muchas.

Hoy  hemos preparado bacalao en una de sus preparaciones más sencillas, bacalao con tomate, guisadito en una estupenda salsa de tomate casera, para chuparse los dedos. Como ocurre con todas las recetas tradicionales hay muchas formas de preparar este plato de bacalao con tomate, yo os aconsejo la receta de mi madre que siempre triunfa. Podéis encontrar este bacalao con tomate con pimiento o sin él, con pimentón, con pulpa de chorizo pimentero, con perejil, con bacalao en sartén o sin pasarlo por la misma, con un punto picante o incluso con salsa de tomate ya preparado.

Mi recomendación es que los ingredientes sean de calidad y que probéis con esta receta, estoy seguro que volveréis a confiar en ella. Estos ingredientes, a parte del bacalao en salazón, son básicos, unas verduras que seguro que todos tenemos en el frigo y que pueden ayudarnos a crear una salsa con mucho sabor para cocinar y acompañar nuestro pescado. El quid de este plato está, por un lado en la calidad del bacalao, no son todos iguales, y en el punto de fritura anterior al guisado. Así conseguiremos una salsa más ligada y un plato lleno de fundamento y sabor sin que por ello se convierta de calórico o pesado.

Preparación del bacalao con tomate

Ponemos los lomos de bacalao a desalar dejándolos a remojo durante 48 horas. Será necesario que cambiemos en agua cada 12 horas. Es aconsejable guardar el bacalao en el frigo en este proceso, así evitaremos que se estropee.

  1. Un vez que tenemos el bacalao desalado nos ponemos con la preparación del plato. Comenzamos cortando las verduras en daditos pequeños, el pimiento, la cebolla y los dientes de ajo. Pelamos el tomate y lo troceamos en dados pequeños.
  2. En una cazuela grande, en la que luego nos quepan los 4 trozos de pescado unos al lado de los otros, calentamos un chorrito de aceite de oliva. Cuando está caliente añadimos el pimiento troceado. Sofreímos el pimiento durante unos 6 o 7 minutos hasta que vemos que está comenzando a ablandarse.
  3. Añadimos la cebolla y los ajos troceados y sofreímos la verdura hasta que esté blandita. Agregamos el vino blanco y cocinamos unos minutos hasta que el alcohol se haya evaporado. Incorporamos el tomate y un pequeño toque de pimentón dulce de la Vera (este ingrediente es opcional pero he comprobado ese toque ahumado le queda genial a la salsa). Cocinamos durante unos 30 minutos a fuego bajo, removiendo de vez en cuando el guiso.
  4. Mientras se cocina la salsa preparamos el bacalao. Enharinamos los lomos y los sellamos en una sartén con un chorrito de aceite de oliva. Se trata de cerrar un poco el pescado haciendo una precocción, no tiene que quedar frito ni totalmente cocinado. Después, al incorporarlo al guiso terminará de hacerse.
  5. Incorporamos los trozos de bacalao a la cazuela con la salsa colocando los lomos con la piel hacia bajo, así ayudará a espesar la salsa con su gelatina, además nos ayudará a que las lascas permanezcan unidas y estén los lomos perfectamente enteros.
  6. Probamos de sal, en este caso no creo que sea necesario añadir sal pues el bacalao, aun correctamente desalado, siga estando bastante fuerte en cuanto al punto de sal, así que no hace falta añadir más. Pero por si acaso probamos la salsa y un trocito de bacalao.
  7. El bacalao se hace incluso más rápido que la merluza, así que el fuego debe estar medio o bajo. Debemos dejarlo cocinar junto a la salsa, a fuego muy bajo, como mucho 5 minutos de tiempo. A este plato le sienta bien unos minutos de reposo y está incluso más sabroso si lo tomamos al día siguiente, así que es perfecto para llevar en el táper al trabajo.
  8. Apagamos el fuego y dejamos reposar, perfecto que lo hagamos un domingo por la mañana y le deme un toque de temperatura justo antes de sentarnos a la mesa. Servimos este guiso de bacalao con tomate acompañado de unas sencillas patatas cocidas, será suficiente para tener un plato sencillo, saludable y muy sabroso. Buen provecho.

En esta receta de bacalao con tomate, siendo muy parecida a la versión que tenemos en el blog de bacalao con tomate, conseguimos una textura muy jugosa, el tomate queda impregnado con el sabor del pescado, una salsa de mojar pan hasta acabar.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso de esta receta de bacalao con tomate, no os perdáis detalle para que os salgan perfectas.

Consejos y recomendaciones

  • Esta receta se puede preparar también con bacalao fresco y quedará rico, aunque no al nivel de la receta que os presento hoy. Este tipo de bacalao suelta mucha agua y sus lascas más apelmazadas. También he comprobado que el sabor del bacalao es distinto, pero es una opción rápida y más barata que esta receta.
  • Otra opción más rápida aunque más cara, es comprar el bacalao en salazón ya desalado. Lógicamente ahorras el trabajo de desalar en casa (en el vídeo podéis ver que no es un trabajo complicado) por si tenéis que hacer la comida de un día para otro. Preparad un 30% más de inversión en vuestra cesta de la compra si optáis por esta solución.
  • Un toque que le queda muy bien, aunque no es para los puristas de este bacalao con tomate es añadir al sofrito una picada de perejil, pimiento verde o guindilla, incluso un toque de pan frito majado en un mortero, lo he llegado a probar y como no, mal no le queda.
  • Los tomates deben estar blanditos al tacto, un poco pasados diría yo, son los perfectos. Si no están maduros es casi mejor que empleéis tomate triturado de bote que un tomate duro.
  • Por último, el punto de sal es importante. Casi seguro, lo dará el bacalao, que aunque esté correctamente desalado, siga estando bastante fuerte en cuanto al punto de sal. Recordad que es mejor que quede soso que se puede rectificar en el último momento que salado que no hay manera de arreglarlo. Un consejo es probar el bacalao después de desalar, así crudo, os aseguro que no os pasará nada y podréis ver el punto de sal del mismo.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *