Recetas de rechupete

Recetas de postres y dulces

Panna Cotta o Panacota de queso con caramelo

  • 10 personas
  • Preparación fácil
  • 0,4 euros/persona
  • Tiempo de preparación: 20 m
Receta de panacota

Ingredientes

  • 500 ml. de nata 35% m.g. (nata o crema de leche para montar) Central Lechera Asturiana
  • 100 ml de leche entera Central Lechera Asturiana
  • 100 g de azúcar blanquilla
  • 1 cucharada esencia vainilla o una vaina de vainilla
  • 6 láminas de gelatina comestible tipo a 240º Bloom (12 g, 6 hojas para 1/2 litro de líquido)
  • 150 gr. de crema de queso suave
  • Para adornar, caramelo (al gusto) y sirope de fresas, también le va muy bien un coulis de frutos del bosque.

La panacota o Panna Cotta (literalmente “nata cocida”) es un postre típico italiano muy famoso en tres regiones: El Piamonte, el Valle d’Aosta y la región de la Umbria.  Aunque su origen se sitúa más por el norte, ya que Piamonte es la mayor productora de leche, esta “nata cocida” se come a lo ancho y largo del país. He investigado en varios libros para saber un poco más sobre él, habla de la panna cotta Alessandro Molinari en el tratado La Cucina Piemontese” que lo sitúa en Piamonte. En “800 Ricette Tradizionali” sin embargo nos comentan que en la región de Umbria “el corazón verde de Italia”  se atribuyen la receta como propia en algún rincón próximo a las orillas del lago Trasimeno. Bueno, sea donde sea, este postre está buenísimo, que más os voy a decir.

Simple aunque excepcionalmente delicioso, siempre y cuando se utilice una buena nata, con la cantidad justa de materia grasa. En este caso el papel fundamental lo tiene este lácteo y por eso empleé Central Lechera Asturiana, un postre cremoso y con un gran parecido al flan en su forma aunque la textura recuerda más a la de una gelatina. En esta receta de hoy nos quedaremos entre uno y otro, yo le pongo un toque de crema de queso para darle un poco más de textura y sabor que el mero lácteo, y además lo acompaño de caramelo, pero podéis encontrar muchísimas recetas distintas: panna cotta de fresa, de moras, de vainilla, con frutos rojos, con turrón Xixona, con un poco de amaretto o con ron, de limón… cómo no, imaginación al poder.

Un postre tan cremoso que gustará a grandes y pequeños, de rechupete, sencillo y nada pesado. Podemos incluso jugar con la receta para cambiar los moldes por los que quieran los más pequeños de casa, así los tendréis casi jugando con ellos en la cocina. Espero que os guste y os animéis a prepararlo en casa.

Preparación de la panacota de queso

Para este postre podéis emplear el molde o los moldes (como en este caso) que más os gusten, yo usé los de los flanes para hacer porciones individuales, pero en uno grande también os quedará muy bien.

  1. Vertemos la nata o crema de leche en un cazo y lo calentamos un poco. Añadimos el azúcar, la esencia de vainilla, la leche y la crema de queso y calentamos lentamente sin dejar que hierva hasta que el queso se mezcle con la nata.
  2. Batimos todo integrando los sabores, dejamos a temperatura mínima para añadir la gelatina. Puedes usar azúcar moreno en lugar del blanquilla, te quedará un poquito más oscuro, con un color más dorado e igual de bueno.
  3. Preparamos la gelatina según las indicaciones del envase. Diluimos la gelatina en hojas en una taza con agua tibia, debe estar a remojo en el agua durante 5 minutos. Las hojas no se disuelven, pero se ablandan. Pasado este tiempo hay que cogerlas con las manos y exprimirlas suavemente. A continuación las añadimos al resto de ingredientes en la cazuela y removemos hasta que se disuelvan totalmente, mezclando bien con un tenedor o cuchara. Nos ayudamos con unas varillas para mezclar (no empleéis la batidora pues genera mucha espuma y luego nos quedan burbujas).
  4. Repartimos esta crema en los vasitos tipo flan que tenemos preparados y los dejamos reposar en la nevera antes de desmoldarlos. Lo mejor es que se queden toda la noche si es posible y antes de servir delmoldamos como si fueran flanes. El desmoldado es fácil, la parte de arriba necesitará ayuda, pasamos un cuchillo por los lados para que despegue sin problema, es la zona más pegajosa. Otro truco para desmoldar sin problemas sería introducir el molde en agua muy caliente unos segundos y dar la vuelta, seguro que os no tendréis problemas.
  5. La panacota queda mejor de un día para otro, pero si tenemos prisa en dos o tres horas la tenemos hecha. Servimos con unas gotas de caramelo y un poco de mermelada de fresa, o con lo que más os guste, confitura de mango, frutos rojos, naranja, … imaginación al poder.

Os aseguro que encantará a toda la familia, grandes y pequeños. Triunfo asegurado con este postre tan sencillo de preparar, quedan riquísimas ¡Qué os aproveche y viva Italia!

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir
Cocina & recetas