Recetas de rechupete

Recetas de carnes y avesRecetas de patatas, salsas y guarniciones

Guiso de pollo campero con piña y azafrán

  • 6 personas
  • Preparación Media
  • Tiempo de preparación: 50 minutos
  • 2,5 euro/persona
Receta de pollo campero con piña

Ingredientes

  • 1 pollo campero o de casa entero (troceado para guiso)
  • 4 Cebollas grandes
  • 4 dientes de ajos
  • 6-7 patatas medianas
  • 1 vaso de vino blanco tipo ribeiro
  • 4 vasos de agua
  • 1 vaso de jugo de piña
  • 2 hojas de laurel
  • 15 g de hebras de azafrán tostado
  • 3 cucharadas de harina
  • Sal y pimienta negra molida (al gusto)
  • 1 bote piña en su jugo (10 rodajas) -480 g
  • Tomillo, nuez moscada y perejil (para el pollo)
  • 50 ml. de aceite oliva virgen extra

Compañeiros de la cocina, hoy os presento un típico guiso casero de pollo pero con un toque exótico de piña. Un plato que preparaba mi compañero de piso, Rubén Amorín, cuando estudiábamos en Santiago. No tengo ni idea de dónde la sacó pero se ha convertido en uno de mis guisos preferidos y espero que también lo sea de todos vosotros. El toque de la piña le da un sabor agridulce impresionante que me encanta en la comida, también la manzana, pera, platano, melocotón o mango son frutas que suelo incorporar últimamente en mis recetas. Los que habéis probado este tipo de recetas estoy seguro que os atreveréis con esta, éxito asegurado.

Los ingredientes en cualquier guiso son importantes para que salga de rechupete y en este caso os aseguro que son de primera calidad puesto que proceden de un mercado tradicional. En esta semana de vacaciones que he pasado en Galicia visité a Kosta, Sandra y la pequeña Matilde que gustosamente me han acogido en su casa en Santiago. He tenido la oportunidad de ir a comprar con ellos al Mercado de Abastos de Compostela y conocer los puestos de primera mano, hasta me han enseñado donde queda el Abastos 2.0.

En el mercado hemos encontrado las mejores cebollas y patacas novas, un pan de vicio, un carnicero que nos atendió de lujo y cómo no, una fruta de primera. Animo a todo el mundo que tenga la oportunidad a comprar en la plaza de su ciudad o pueblo, ojalá yo en Madrid pudiese. ¿Qué opináis? ¿Soléis ir a la plaza habitualmente? ¿O sólo como yo, en las vacaciones? Ya me contaréis y gracias por vuestros comentarios de antemano, os dejo con la receta.

Preparación del guiso de pollo con piña

  1. A la hora de comprar el pollo no escatiméis en precio, comprad un buen pollo, si es de casa mejor. Pedidle al carnicero que os lo corte a trozos regulares para hacer este guiso.
  2. Preparamos el pollo salpimentando, añadiendo las especias y pasándolo por harina. Reservamos.
  3. Pelamos los ajos y picamos muy finamente.
  4. Añadimos aceite de oliva virgen extra Ilove aceite a una cazuela de unos 30 cm y no muy ancha, no debe cubrir toda la superficie. Calentamos el aceite de oliva y añadimos el ajo y el pollo. Marcamos los trozos de pollo hasta que queden bien dorados, soltarán parte de la grasa que tiene la piel y que le dará al guiso un sabor inconfundible. Retiramos el pollo en un plato y reservamos.
  5. Pelamos y picamos las cebollas. Sofreímos la cebolla en el mismo aceite donde hemos dorado el pollo durante unos 10 minutos a fuego lento.
  6. Pelamos las patatas. Cortamos las patatas en dados rompiéndolas para que suelten todo su almidón. Añadimos a la cebolla y removemos todo bien con una cuchara de madera mezclando los sabores.
  7. Cuando las patatas estén con un tono dorado añadimos los trozos de pollo, las hojas de laurel y el vaso de vino blanco que hayamos elegido para beber con esta receta. Este guiso bien vale un buen vino blanco, no escatiméis con la calidad del vino con el que cocinéis porque es uno de los secretos para que salga un guiso de 10 puntos. Probamos la salsa y rectificamos sal y pimienta si hace falta. Dejamos que reduzca un poco removiendo para que se junten bien los sabores, aproximadamente unos 10 minutos a fuego medio.
  8. Añadimos las rodajas de piña cortadas en 5 trocitos, más o menos del tamaño de las patatas, así no será incómoda a la hora de comer. Removemos hasta que quede todo junto y añadimos las hebras del azafrán previamente tostadas. La dosis óptima recomendada para 4 o 6 personas es de 0,15 g .El azafrán tiene un aroma fuerte y exótico que va de perlas con el toque de la piña, una especia que trasmite al guiso un aroma exquisito y un poco de color.
  9. Cubrimos todo con agua y el jugo de piña sobrante hasta que quede a ras con los ingredientes de la cazuela. Guisamos a fuego lento hasta que reduzca el líquido y el pollo y patatas estén en su punto (aproximadamente unos 30-35 minutos). Es importante que remováis de vez en cuando para que no se pegue al fondo de la cazuela.

Servimos bien caliente y con un poco de pan porque la salsa de esta receta es grandiosa. Que aproveche.

Espero que os guste y la preparéis en casa, como véis es una receta en la que el tiempo y la paciencia van a ser fundamentales para que el guiso salga de rechupete. Si la podéis preparar el día antes estará incluso más rica que recién hecha (para calentarlo usad la misma cazuela a fuego muy lento moviendo de vez en cuando).

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir
Cocina & recetas