Recetas de rechupete

Recetas de postres y dulces

Crema de cacao y avellanas. Nocilla o Nutella casera

  • 10 personas
  • Preparación fácil
  • 0,5 €/persona
  • Tiempo de preparación: 15 minutos
Receta de nocilla casera

Ingredientes

  • 300 g de avellanas tostadas
  • 1 tableta de 100 g de chocolate 70%
  • 1 tableta de 150 g de chocolate con leche
  • 200 ml de leche condensada.
  • 1 cucharada de esencia de vainilla

He de confesar que soy más de Nocilla que de Nutella, parece que entre estos dos productos hay una guerra abierta similar a la del fútbol, o eres del Madrid o del Barça, del Sevilla o del Betis, del Depor o del Celta… En la alimentación pasa algo parecido, hay muchas marcas de toda la vida que no pueden ser sustituidas por las marcas blancas, porque es verdad que no saben igual, a mí pasa con el Colacao y a otros con el Nesquik. Aunque me crié con meriendas de bocata de chorizo de pueblo, mortadela con aceitunas, chocolate Chaparro, queso gallego de tetilla… de vez en cuando tocaba un bocadillo de pan Fabiola (lo preparaba Blanca de la panadería Orchapan que teníamos debajo de casa) con nocilla ¡que bueno era ese día! comía el bocadillo despacito despacito… para que durase más, relamiendo los bordes hasta que se acababa.

Esa nocilla que recuerdo de pequeño no es la misma de ahora, no sabe igual, os lo aseguro,cambiaron la receta hace años y ahora es mucho más dulce. Desde entonces estoy abierto a otras cremas de cacao y avellanas, de hecho a mi novia le gusta más Nutella y al final, como mandáis vosotras, en casa se come… Nutella. Hace cosa de un año, la abuela Pilar me dejó probar una crema de leche, cacao, avellanas y azucar (¿os suena?) que hace ella misma, ese sabor a chocolate intenso pero equilibrado con la avellana me pareció delicioso. Ahora en casa preparamos una crema de chocolate con cacao al 70%, en la que la mitad de la mezcla es pasta de avellanas.

El resultado es una crema de tu chocolate preferido con una preparación muy sencilla, la textura es menos fina pero el que la prueba repite. Las medidas han ido evolucionando durante este año y puede que el año que viene sean diferentes, pero se basan en la cancioncilla del anuncio, “♪ Leche, cacao, avellanas y azúcar… Nooociiillaaaaa” . Tendréis una crema que podéis tomar para desayunar o merendar pero también para rellenar vuestros bombones o bollería casera. No dejéis escapar la ocasión de probar esta receta.

Preparación de la crema de avellanas

  1. Usaremos avellanas ya tostadas, si las que habéis comprado son crudas podéis tostarlas bien en el horno o en una sartén.
    • Horno: precalentadlo a 160º, calor arriba y abajo. Extendemos las avellanas en una bandeja y horneamos durante 20 minutos moviéndolas de vez en cuando para que se tuesten por todos los lados.
    • Sartén: aunque no quedan igual de tostadas el proceso es más rápido y sencillo. Las ponemos sobre la sartén en frío y calentamos a temperatura media, las movemos continuamente para que no se quemen y cuando veamos que desprenden ese rico olor al aceite de avellana y están ligeramente tostadas las retiramos.
  2. Quitamos la piel que les quede.
  3. Pasamos las avellanas a una picadora, de la típica que viene con la batidora y que todos tenemos en casa. Picamos las avellanas durante unos 5 minutos, para que la avellana suelte el aceite que lleva y se haga una pasta. Aconsejo hacer bastante cantidad (de 300 g para arriba) porque si echamos menos puede que la máquina no coja las avellanas con las aspas y no salga bien. Esta pasta es increíble y podemos emplearla en numerosos postres, la podemos guardar en un bote de cristal y lo dejamos en la nevera. Dura semanas y no se pondrá malo, como mucho se separa el aceite de la pasta, pero basta con moverlo de nuevo para poderlo usar.

Preparación de la crema de cacao y avellanas

  1. Elegimos el chocolate a utilizar, yo uso uno al 70% de cacao, pero si os gusta con más potencia en el mercado tenéis chocolates de hasta el 99%. Si por el contrario los preferís más suaves recordad que es necesario que al menos tenga un 55% de cacao de base porque la receta lleva chocolate con leche y leche condensada que rebaja el sabor.
  2. Troceamos los dos tipos de chocolate, 70% y chocolate con leche, cuanto más fino quede mejor se fundirá. Calentamos el chocolate troceado al baño María a fuego lento, casi tibio, sin dejar de remover con las varillas hasta que obtengamos una crema homogénea y suave. No debemos calentar el chocolate más de lo necesario, 3-4 minutos será suficiente. Retiramos del fuego y dejamos que se temple. Si no queréis hacerlo al baño María, podéis emplear el microondas, fundiendo el chocolate en fracciones de medio minuto a temperatura mínima para que no se nos queme.
  3. Añadimos la leche condensada y la cucharada de esencia de vainilla. Removemos hasta que tengamos una crema homogénea y añadimos la pasta de avellana, le damos unos toques de picadora para mezclar bien toda la crema hasta que veamos que esta completamente integrada. Rellenamos unos botes de cristal y dejamos enfriar en la nevera.
  4. La podéis tener en la nevera unas dos semanas, aunque estoy seguro que os la comeréis en menos de una. Sólo falta tostar unas rebanadas de pan y a untar. ¡Qué aproveche!

Estos ingredientes hacen una crema perfecta para casa, pero podéis variarlos a vuestro gusto, en alguna ocasión hemos añadido almendra tostada a las avellanas y queda también muy rica. Respecto a la receta original de la abuela Pilar hemos cambiado la leche entera con azúcar por la leche condensada porque vimos que era mucho más sencilla de mezclar, además que ayuda mejor a su conservación.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir
Cocina & recetas