Recetas de rechupete

Recetas de masas y rebozadosRecetas de pescado y mariscoRecetas de tapas y aperitivos

Buñuelos de bacalao. Receta tradicional

  • 6 personas
  • Preparación media
  • 1 euro/persona
  • Tiempo de preparación: 60 minutos
Receta de buñuelos de bacalao

Ingredientes

  • 400 gr de bacalao desalado (pueden ser migas).
  • 1 cebolla grande o 2 cebolletas
  • Perejil fresco (al gusto)
  • 200 gr. harina de trigo (puedes sustituirla por harina de repostería, pero debes quitar la levadura química de la receta)
  • 3 huevos grandes
  • 150 gr. de mantequilla
  • 300 ml. de agua
  • 2 cucharillas tipo postre de levadura química en polvo tipo Royal
  • Aceite de oliva suave tipo arbequina o aceite de girasol para freír (un litro aproximadamente)
  • 1 pizquita de sal (recordad que si el bacalao es con punto de sal debéis ir probando)

El programa de Terra TV de este miércoles lo he dedicado a Doña Cuaresma y he preparado un menú fácil, rápido y económico a más no poder: Buñuelos de bacalao y torrijas de leche. Para hacer los buñuelos utilicé unos lomos de bacalao de calidad aunque lo normal es aprovechar las piezas más delgadas, incluso lascas que venden para hacer buñuelos o croquetas, donde se aprovechan los trozos menos vistosos de este pescado. Además de ser una receta muy sencilla es ideal para los peques, al tener el pescado limpio sin espinas se lo comen encantados. Os aseguro que será uno de sus platos preferidos, incluso más aún si lo acompañáis de la salsa de tomate con hierbabuena como yo hago.

Esta receta es una variación de la que hacía con mi madre de pequeño, no sé si es la tradicional o no, pero desde luego es de toda la vida. Recuerdo que durante mi niñez en los días previos a Semana Santa el bacalao era uno de los ingredientes más utilizado. Quizás porque los viernes de vigilia aún se respetaban rigurosamente, aunque si os soy sincero en casa ahora la tradición ha cambiado.

Estas pequeñas bolas de masa al igual que los buñuelos de viento son dorados y crujientes por fuera, mientras que por dentro son tiernos y jugosos, imposible resistirse a ellos. Son perfectos como aperitivo pero también como plato principal. Os animo a que los presentéis con alguna salsa, una mayonesa casera, salsa de tomate o alguna variación como esta salsa con un toque picante y refrescante del tabasco y la hierbabuena. Incluso le va de miedo el contraste con una salsa dulce de miel y mostaza, unos simples hilos de miel de casa le da ese toque distinto y divertido a tu receta. Si no os gusta el bacalao lo podéis sustituir por otro siguiendo la receta paso a paso cambiando únicamente el pescado. Y recordad que hay que comerlos recién hechos y calentitos. Si os animáis no dejéis de mandarme una muestra en forma de foto a mi email elcocinero@recetasderechupete.com, y la incorporaré al carrusel de abajo, gracias adelantadas.

Preparación de los buñuelos de viento

Esta receta es para hacer unos 35 buñuelos aproximadamente, así os darán para que todos prueben en una comida familiar.

  1. Comenzamos preparando los ingredientes, picamos muy menuda la cebolla y pasamos por agua las lascas o los lomos de bacalao. Recordad que si viene en salazón tenéis que dejar el bacalao sumergido en agua al menos 48 horas y realizar cambios de agua cada 6 horas aproximadamente. Una vez desalada conservadlo en el frigorífico hasta el momento de su preparación. Si lo hacéis como yo, a partir de unos lomos de bacalao, los desmigamos bien con las manos, procurando que nos queden trozos pequeños y los repasamos para asegurarnos que no lleven ninguna espina.
  2. En un bol pequeño tamizamos la harina con un colador y añadimos dos cucharillas tipo postre de levadura química tipo Royal en polvo, mezclamos bien y reservamos.
  3. En la misma cazuela donde vamos a hacer nuestra masa de buñuelos vamos a pochar los trozos de cebolla en un poquito de aceite de oliva. En unos cinco minutos a fuego medio bajo tendremos los trocitos de cebolla casi transparentes, es el punto exacto para añadir el bacalao y pasarlo a fuego alto durante un minuto, removiendo con una cuchara o espátula para que no se pegue a la cazuela. Retiramos del fuego y añadimos el perejil fresco picado y juntamos con todos los ingredientes. El perejil le va a dar color y aroma para que nuestros buñuelos queden estupendos. Retiramos de la cazuela y reservamos para el proceso final.
  4. Ponemos a fuego medio una cazuela con el agua y la mantequilla. En cuanto empiece a hervir retiramos y con una espátula vamos removiendo para que se funda completamente y se integre con el líquido.
  5. Echamos la harina tamizada con el toque de la levadura de una sola vez y llevamos de nuevo al fuego. Removemos con una cuchara de madera hasta conseguir una masa homogénea, una crema lisa y sin grumos. Si vemos que queda algún grumo de harina, no os preocupéis, poco a poco irá desapareciendo, el calor acabará haciendo que se integre en la masa. Al final nos quedará como una bola compacta, se tiene que despegar de las paredes de la cazuela hasta que parezca que está completamente seca. Apagamos el fuego y retiramos la cazuela con la masa que acabaremos de hacer fuera del fuego, dejamos templar unos minutos antes de añadir los huevos.
  6. Debe quedar una mezcla con una textura entre una crema y un puré, bien integrada y sin grumos. Si os ha quedado demasiado espesa, podéis añadir un poco de agua y remover de nuevo.
  7. Añadimos los huevos de uno en uno y removemos de tal manera que, hasta que no esté integrado el primero, no se añade el segundo. Nos quedará una masa de buñuelos de viento espesa, brillante y mucho más cremosa.
  8. Una vez tenemos la masa base preparada, añadimos el compango de bacalao y removemos cuidadosamente para que se integre. Dejamos que repose durante unos 15-20 minutos, es mejor que esté tibia antes de freír.

  1. A estos buñuelos no les he puesto sal, porque aunque se desala el bacalao siempre viene con un punto de sal. Con este tema os aconsejo tener cuidado porque si os quedan salados no hay quién se los coma. Lo mejor es que en la primera tanda para comprobar la temperatura del aceite freíd uno y probad, si está soso, añadid un poquito de sal y mezclad, así todo solucionado.
  2. Pasados los 20 minutos de reposo, ponemos a calentar a fuego medio una sartén con abundante aceite neutro (de girasol o de oliva suave tipo arbequina) para que no le aporte más sabor a la masa. Con la ayuda de dos cucharillas, vamos formando bolitas con la masa que iremos friendo.
  3. La dificultad de esta receta está en la temperatura del aceite, ya que si está poco caliente la masa cae al fondo y debemos procurar que se mantenga a flote, pero si está demasiado caliente se forma una envoltura seca alrededor del buñuelo que impide que éste crezca. Además, si el aceite está muy caliente, se nos dorarán muy rápidamente y quedarán crudos por dentro. La primera tanda nos servirá para probar las siguientes y que nos salgan de rechupete.
  4. Echamos a la sartén de pocos en pocos ya que van aumentar su tamaño. Cuando estén dorados sacamos los buñuelos a un papel absorbente. Una vez escurridos lo ideal es comerlos calentitos para disfrutar de la masa esponjosa. A mí fríos también me gustan pero bueno, mejor calientes. Y ya tenemos nuestros buñuelos para las fiestas señaladas o para cualquier fecha del año.

Estos buñuelos son un estupendo aperitivo o primer plato que podéis acompañar de alguna salsa que os guste, en este caso os recomiendo freír media cebolla y añadir unos 150 ml de salsa de tomate, una vez que la cebolla se haya ablandado, le damos un toque de tabasco, aquí, al gusto, para los más cañeros como Bruno, a tope. Y para finalizar añadimos unas hojas de hierbabuena o menta, contraste de sabor y color. Ya veréis como los buñuelos vuelan, nunca mejor dicho.

Buñuelos desde Venezuela

Hoy he tenido una grata sorpresa, desde Venezuela (cada vez son más los que siguen el blog desde este precioso país, el mes pasado el blog recibió 40.000 visitas desde Venezuela). Aurora Lemus (mil gracias por tu mail y las fotos), me envió un mail con las fotos de la receta que preparó en Semana Santa (podéis ver que tienen un tiempo estupendo, se los comieron en la playa): ” Buen día Alfonso, soy una amante de la cocina tradicional, me gusta experimentar, fusionar y reinventar platillos sin dejar atrás mis costumbres venezolanas, leí tu receta de buñuelos de bacalao y me aventure a prepararlos a mi esposo y nuestros hijos. El resultado, un plato de chuparse los dedos para todos, quedaron super encantados. Es una receta que al inicio parece no ser fácil, pero que va, fue un placer y disfrute haciéndolos para el Domingo de Resurrección, donde los degustamos a orilla de la playa y con aroma a mar. Muchas gracias por llenarnos de tanto sabor….”

Vinos recomendados

Esta receta bien vale un buen blanco de terras galegas, os recomiendo 2 pequeños homenajes para los amantes del vino, uno de ellos ya me habéis visto disfrutarlo con los amigos de Terra y Gloria, la invitada del programa. Disfrutadlos si estáis en Galicia (es complicado conseguirlos fuera, si hacéis alguna visita al norte, no olvidéis de comprar alguna botellita y si no, por internet):

  • Ladairo Godello (D.O. Monterrei.): De producción limitada es un vino con un color pálido con irisaciones rojizas. Aroma fresco, frutoso, hierbas finas (hinojo). En boca es sabroso, fresco. Este vino es blanco, y tiene variedad de Godello en un 70% y Treixadura en un 30%. También se puede mencionar su graduación alcohólica que es de 12,20% de Volumen”.
  • Paco & Lola (D.O. Albariño): “Es un vino con una buena intensidad de color, con reflejos muy brillantes y algo dorados. En nariz la primera impresión es floral, con recuerdos de miel. Aparecen cítricos como la piña y frutas como el melocotón y plátano. El ataque en boca es seco pero suave, con una acidez justa y refrescante, ligero y fácil de beber. El vino se muestra pleno con una duración media y retronasal que nos evoca de nuevo el plátano”.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir
Cocina & recetas