Recetas de rechupete

Recetas de patatas, salsas y guarnicionesRecetas de tapas y aperitivos

Bombas de carne o papa. Patatas rellenas de carne

  • 4 personas
  • Preparación media
  • 1,2 euro/persona
  • Tiempo de preparación: 50 m
Receta de bombas de carne

Ingredientes

  • 1 Kg de patatas gallegas medianas
  • 250 g. de carne picada mixta (mitad cerdo, mitad ternera)
  • 1 cebolla mediana
  • 1 tomate pequeño
  • 1 diente de ajo grande
  • 6 cucharadas de salsa de tomate casero
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
  • Para el rebozado: 2 huevos, 100 g. harina y 100 g. pan rallado
  • Aceite de oliva virgen extra (para freír)
  • Opcional: ½ guindilla o Salsa tabasco (al gusto)

Esta es una receta todoterreno, y os puedo asegurar que le va a gustar a todos los paladares. En España la podríamos llamar “patatas rellenas de carne” y así os la encontraréis en locales donde las sirvan de tapa. Sin embargo en Latinoamérica se les llama “Bombas de carne” o “Bombas de papa”. Se preparan en la mayoría de países, aunque las que más conozco son las de Colombia, Venezuela y Argentina. No es de extrañar al ser la patata un ingrediente muy presente en la gastronomía de toda Latinoamérica. Yo las conocí como “bombas de carne” ya hace bastantes años en mi ciudad natal Ourense, donde las preparaban en un bar de la zona de Vinos cuyos propietarios son venezolanos y las servían junto a otros manjares de ese país, como pueden ser las arepas y los tequeños de queso.

Esta es la típica receta de toda la vida que puede hacer una madre o abuela en casa, y que a todos les encanta. Son sencillas de hacer y deliciosas, por lo que ganareis puntos si las elaboráis en casa. Además con un par de “bombas” se queda uno más que satisfecho. Es una receta tan versátil que, respetando el ingrediente principal de la patata, luego el relleno admite cantidad de variantes. Preferiblemente será de cualquier carne picada, a la que podéis añadir verduras, setas, las especias que más os gusten e incluso queso o salsas varias. El apelativo de “bomba” viene porque al relleno de carne se le suele añadir un toque picante. De todas formas el tema del picante va según el gusto personal y es decisión de cada cocinero/a.  A la hora de comerlas, podemos también acompañarla de alguna salsa picante o alioli. Por ejemplo, yo preparo una con 3 partes de mayonesa, 1 parte de kétchup y un par de gotas de tabasco. Basta con mezclar todos los ingredientes y así obtener una salsa homogénea.

Para no liaros, voy a daros la receta más popular, y luego vosotr@s la podéis personalizar como más os plazca. Vamos a por ella.

 Preparación de las bombas de carne

  1. Comenzamos por lo que nos llevará más tiempo, cocer las patatas. Escogedlas de tamaño similar para que se nos cocinen al mismo tiempo y estén todas en el mismo punto. Las lavamos y las ponemos a cocer con la piel, en abundante agua (que las cubra) con sal. He utilizado patatas de tamaño mediano, por lo que las he cocido durante 25 minutos. El tiempo en cocina no es un magnitud al 100% exacta, en este caso dependemos de la dureza de la patatas y del agua.
  2. De todas maneras, comprobamos con un pincho o tenedor si están listas. Cuando podamos introducirlo y sacarlo sin dificultad, significa que las patatas están ya cocidas. Las retiramos de la cazuela y las dejamos atemperar en una fuente, con separación entre ellas. Así se irán enfriando más rápidamente. Luego trabajaremos con ellas cuando estén templadas, de modo que no quemen y podamos manejarlas sin problema. Mientras se enfrían las patatas preparamos el relleno.
  3. Picamos la cebolla y el tomate en “brunoise” pequeña y el diente de ajo bien finito. En una sartén amplia pochamos la cebolla con un poco de aceite a fuego medio durante 10 minutos, teniendo cuidado de que no se nos queme.
  4. Añadimos el ajo, mezclamos y sofreímos un par de minutos. Añadimos el tomate picado y removemos. Salamos al gusto y seguimos pochando todo otros 10 minutos. Cuanto más despacio preparemos el relleno más rico quedará. Salpimentamos la carne y la echamos en la sartén. Con una cuchara de madera ayudamos a que se desmenuce bien. Añadimos el toque de picante que puede ser media guindilla muy bien picadita o unas gotas de tabasco al gusto.
  5. Para que la carne no nos quede muy seca echamos 6 cucharadas soperas de salsa de tomate frito y mezclamos bien con el resto. Bajamos el fuego y dejamos que se cocine 10-15 minutos lentamente. Retiramos del fuego y reservamos.
  6. Una vez templadas las patatas las pelamos fácilmente y las convertimos en puré con la ayuda de un tenedor o similar. Queremos conseguir una masa homogénea y sin grumos. Para conseguir una textura adecuada no dejéis que lleguen a enfriarse del todo, si no será una tarea harto complicada.
  7. Para el montaje de las “bombas” he utilizado un pequeño truco de madre, que es poner un poco de papel aluminio para trabajar sobre él. El tamaño final será como el de una pelota de tenis, podéis hacerlas más pequeñas pero os darán más trabajo. Ponemos una lámina de papel de aluminio, cogemos un poco de puré de patata y lo aplastamos con las manos, hasta dejarlo de un grosor de 1,5 a 2 centímetros. Colocamos en el centro un par de cucharadas de relleno (que estará templado), y subimos un poco de los lados el papel para comenzar a cerrar la bola.
  8. Retiramos del aluminio, colocamos sobre la palma de la mano y vamos cerrando con cuidado, dejando el relleno bien en el centro. Con la pelota hecha, damos forma de esfera con las manos y reservamos. Repetimos el proceso con el resto.
  9. Para el rebozado podemos utilizar dos versiones. En algunos países mezclan los 2 huevos batidos con 3 cucharadas de harina, removiendo bien hasta que no queden grumos. Para probar he rebozado una bomba con este método y el resto con el más habitual en casa, usando además pan rallado. Batimos los huevos, y disponemos la harina y el pan rallado en platos individuales. En una sartén alta vertemos abundante aceite de oliva y calentamos. Cuando coja temperatura, pasamos las bombas primero por harina, luego huevo y finalmente pan rallado.
  10. Las freímos de una en una en aceite bien caliente por todas partes, moviéndola regularmente para que no se nos queme el rebozado. Deben quedar con color doradito como cuando hacemos croquetas. Vamos friendo y colocamos sobre un papel de cocina absorbente.

Antes de servirlas en la mesa dejamos que asienten unos minutos y así no se desharán cuando las cortemos por la mitad. Acompañamos de nuestra salsa preferida y a disfrutar de esta receta internacional y muy muy casera.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir
Cocina & recetas