Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Bolas de fraile. Receta argentina

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 0/5
  • 0 votos
bolas de fraile

Info.

Ingredientes para Bolas de fraile. Receta argentina

  • Para la masa: 500 gr. de harina de fuerza
  • 30 gr. levadura fresca
  • 100 ml. leche entera
  • 1 cdita. de esencia vainilla
  • 2 huevos M
  • 125 gr. mantequilla
  • 1/2 cdita. de sal fina
  • Para la crema pastelera: 250 ml. leche entera
  • 15 gr. fécula de maíz, Maicena
  • 1 palito de canela
  • La piel de un limón y una naranja
  • ½ cdita. de esencia de vainilla
  • 45 gr. azúcar
  • 1 huevo
  • Aceite de girasol para freír y azúcar para decorar

Receta de bolas de fraile. Os presento una de las facturas (dulces argentinos) más famosos, las bolas de fraile o berlines. Una de las recetas de postres por las que todos los niños de Argentina, Chile y Uruguay se pirran.

Un pastel que bien vale una tarde de dedicación, un tipo de berlinesas o bombas de crema que suelen rellenarse de crema pastelera casera o dulce de leche. Si bien su origen es alemán, a raíz de la inmigración de los alemanes a América, en muchos países latinoamericanos existen multitud de recetas de origen europeo.

Entre estas recetas están las bolas de fraile, muy presentes en Argentina y Uruguay, pero también en países como Chile con el nombre de Berlín o berlines, Paraguay, llamándolos simplemente bollos, o Venezuela con sus bombas. Dicen en Argentina que la desnudez de los frailes no tiene nada que ver con esta pelota dulce que siempre viene en la docena de facturas. Al igual que en el caso de vigilantes y cañoncitos, decir “bolas de fraile” era, a principios del siglo pasado, el modo de referirse irónicamente a la iglesia.

Otros, en cambio, creen que esta factura se llama así porque los frailes llevan pompones (a decir verdad son cuerdas con nudos) en el cinto de la sotana. A ellos se los denomina “bornas o borlas” y muchos defienden a capa y espada que deberíamos hablar de “bornas o borlas de fraile”, no “bolas de fraile“. Quizá os pase como a mí y la forma de llamar a este dulce os llame un poco la atención. Parece ser que su nombre se debe a la condición de anarquistas y comunistas de buena parte del sector obrero. En concreto de los panaderos, así que utilizaban sus creaciones para burlarse un poco del poder establecido.

Ejemplo de esta costumbre son recetas como los suspiros de monja, los vigilantes o los cañoncitos. Cierta o no esta costumbre, son uno de los dulces por excelencia de Argentina y Uruguay, que junto con los alfajores de maicena, siempre rellenos de dulce de leche, nos ofrecen al resto del mundo un pastel para chuparse los dedos, de rechupete.

Preparación de las bolas de fraile. La masa

  1. Comenzamos preparando una esponja, para ello mezclamos en un bol la leche tibia con la levadura y 2 cucharadas de azúcar. Dejamos que fermente durante 30 minutos.
  2. Cuando la esponja esté lista comenzamos con la masa. En un bol mezclamos la harina, el resto de azúcar, la esencia de vainilla, la sal, la esponja y los dos huevos, todo salvo la mantequilla. Comenzamos a masar hasta que tengamos una masa homogénea, durante unos 5 a 7 minutos.
  3. En este punto añadimos la mantequilla a temperatura ambiente, para poder trabajarla mejor. Se nos creará una masa súper pegajosa y pastosa que parecerá sin solución. No desesperéis, a fuerza de amasar acabaremos teniendo una masa lisa y brillante. La forma de trabajar esta masa es agolpes, sí, golpeándola y doblándola, maltratándola vamos!!, la cogemos con las manos y la lanzamos a la mesa. Así durante unos 15 minutos, intercalando periodos de descanso que facilitarán el amasado y mejorarán su textura, conseguiremos que la masa no se pegue para nada a la encimera.
  4. Ponemos la masa en un bol engrasado y dejamos que fermente hasta que doble su volumen, durante 30 minutos en un lugar cálido, el horno previamente templado sería un lugar perfecto.
  5. Volcamos la masa sobre una superficie enharinada y la desgasificamos trabajándola ligeramente. Formamos bolitas con las manos de unos 30 gr. cada una. Las vamos colocando sobre un papel de horno en una bandeja y las volvemos a dejar que fermenten hasta doblar el volumen.
  6. En una cazuela de paredes altas calentamos abundante cantidad de aceite. Cuando esté listo añadimos las bolitas ya fermentadas friéndolas a fuego no excesivamente alto. Debemos de tenerlas unos 4 minutos por cada lado, por eso es importante que el fuego no sea excesivo para evitar que se quemen por fuera y queden crudas por dentro.
  7. Es fundamental que se frían en abundante aceite y al sacarlas del aceite hay que escurrirlas muy bien, para que no absorban demasiado aceite.
  8. Retiramos las bolas a medida que se van cocinando y las vamos colocando sobre un papel de cocina y de ahí a un plato con azúcar en el que las rebozamos aun calientes. Esperamos a que se enfríen antes de rellenarlas.

Cómo preparar el relleno y montaje final. Crema pastelera

  1. En este punto podemos rellenar nuestras bolas de fraile con lo que más nos guste, yo he optado por hacerlo al estilo más tradicional, con crema pastelera (podéis ver como se hace en esta receta), pero quedarían de rechupete con crema de chocolate o nata montada.
  2. Separamos 50 ml. de leche en una taza y diluimos en ella el almidón de maíz o Maicena. Reservamos. En un bol mezclamos el azúcar y el huevo y batimos hasta que espumen. Reservamos.
  3. Calentamos le resto de la leche con las pieles de limón y naranja, el palito de canela y la esencia de vainilla. Cuando comience a hervir retiramos la olla del fuego y añadimos la mezcla del huevo y el azúcar mezclando bien.
  4. Volvemos a poner al fuego y agregamos la leche con Maicena diluida. Removemos constantemente hasta que comience a hervir de nuevo y la crema se vaya espesando. Retiramos del fuego y seguimos removiendo hasta que se forme una crema homogénea, sin grumos. Vertemos la crema pastelera en un bol y removemos de vez en cuando hasta que se enfríe.
  5. Con unas tijeras hacemos una boca en cada una de las bolas de fraile. Ponemos nuestra crema pastelera en una manga o, en su defecto una bolsa de plástico a la que le cortaremos una de sus puntas, y rellenamos cada bola.

Sólo nos queda disfrutar de estos pasteles en el momento en que más nos apetezca, ya sea a media tarde en la merienda o simplemente para un antojo en cualquier momento del día. Sólo nos queda disfrutar de este pastel sólo o acompañado de un cafecito. Os aseguro que está totalmente de rechupete y os daréis cuenta de que ha valido la pena el proceso y la espera.

No dejéis de disfrutar de todos los dulces de rechupete en nuestras recetas de postres, os aseguro que encontraréis un montón de ideas para hacer mucho más felices a los vuestros.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso de esta receta de bolas de fraile rellenas de crema, no os perdáis detalle para que os salgan perfectas.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *